Imagen del cenobio. Fotos: SobrarbeDigital.

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha confirmado en su visita la continuidad el próximo año de las obras de rehabilitación del Real Monasterio de San Victorián, ubicado en las faldas de la Peña Montañesa. Los trabajos, han sido reanudados recientemente, por un importe cerca a los cien mil euros.  Lambán ha visitado San Victorián, acompañado por el alcalde del municipio, Jesús Buetas, así como el presidente de la Comarca, Enrique Campo, el diputado Ramón Laplana y el consejero de Sanidad Sebastián Celaya.

El presidente del Gobierno ha señalado que las obras que se han iniciado van a permitir reparar las cubiertas de la iglesia, acondicionar para visitas el claustro, la torre, el refectorio y la biblioteca. Javier Lambán ha indicado que las obras de rehabilitación de San Victorián deben continuar porque el edificio y lo anexos son muy amplios y un referente histórico merece que esté totalmente condicionado. Las obras seguirán el año que viene en San Victorián, tal como marque el Plan Director, porque es una referencia para el Sobrarbe y para Aragón y para ello espera contar con presupuestos en el año 2017, ha selañado Lambán.

AUDIOS: el arquitecto Antonio García Cid explica que el objetivo es incorporar a las visitas guiadas unas áreas tan importantes para un monasterio como son el claustro, la torre, el refectorio y la biblioteca.

El Real Monasterio de San Victorián -término municipal de El Pueyo de Araguás– está situado a 1.200 metros de altitud a las faldas de la Sierra Ferrera. Algunos investigadores lo sitúan en el siglo VI, bajo la denominación de San Martín de Asán, por lo que sería el monasterio más antiguo de España. En 1835 fue desamortizado y sus posesiones pasaron a manos privadas.

Fragmento de la explicación de Miguel Cabeza, gran conocedor de la historia del Monasterio de San Victorián.

La Fueva, reflejada en la importante historia del Monasterio de San Victorián, de ello nos habla su alcalde Ramón Laplana. Por otro lado, Laplana es contundente en la defensa de las personas que viven en los Pirineos. Tras la polémica surgida por la de la rana pirenaica.