Foto: imgen del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Sobrarbe.com

El portavoz socialista en la Comisión de Agricultura, Ramón Laplana, ha criticado que el Ministerio de Medio Ambiente se desentienda por segundo año consecutivo del presupuestar partidas para el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y tenga que ser el Gobierno de Aragón el que cubra las cantidades que corresponden a la Administración, con los efectos negativos para un Departamento que está castigando seriamente al medio rural, y especialmente esta zona del Sobrarbe, con recortes en las partidas en los seguros agrarios, las ayudas agroambientales, la Indemnización Compensatoria Básica, el desarrollo rural o las ayudas a la modernización de explotaciones y la incorporación de jóvenes agriculturas. “El Gobierno de Aragón está poniéndose al servicio de los recortes de Madrid”, ha añadido.

Ramón Laplana, ha explicado que ha presentado una iniciativa en las Cortes de Aragón para que el Gobierno central asuma de una vez una responsabilidad financiera que le corresponde porque el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido está cogestionado conjuntamente y es una competencia compartida. Según han contado en nota de prensa.

El portavoz socialista en la Comisión de Agricultura, ha señalado que el Parque de Ordesa contó con un presupuesto de 1, 8 millones de euros en 2012, con unas inversiones de 1,9 millones en 2013 y este año se cuenta con un presupuesto de 3 millones de euros y 1,5 millones de inversiones.. Laplana ha afirmado que “si el Gobierno central se escudó en el déficit en 2013 y que la falta de ayudas era entonces temporal, es incongruente que ahora las inversiones en el Parque Nacional las tenga que afrontar en solitario el Gobierno de Aragón”. “Además, ha añadido, el Gobierno central tendría que ser consecuente con la nueva ley de parques nacionales que prevé recuperar competencias y es más preocupante todavía que no vayan con el correspondiente presupuesto”

El diputado, ha señalado que paradójicamente la falta de ayudas de la Administración central contrasta con la exigencia de más limitaciones en las zonas periféricas del Parque Nacional de Ordesa con nuevas prohibiciones de descenso de barrancos, vuelos o vías ferratas. Asimismo, Laplana ha criticado que las zonas de montaña tengan que cargar con los recortes en las ayudas agroambientales o los fondos de desarrollo rural.