Punchacubas 2022.

La localidad de Aínsa ha celebrado este sábado 17 de diciembre el Punchacubas, la Feria del Vino Artesano que desde hace más de quince años llena de vida la Plaza Mayor en estas fechas. Con ella se conmemora el oficio de vinatero en la comarca de Sobrarbe y se degusta la bebida que aún sigue elaborándose para consumo propio en numerosos hogares del territorio.

Antiguamente era habitual que, tras la cosecha, las casas dedicadas a la vendimia dieran a probar a sus vecinos el resultado. Aínsa y otros pueblos próximos como Abizanda y Banastón tenían entre sus principales actividades económicas hasta los años sesenta la producción del vino. La despoblación y la reducción progresiva de la demanda condujo a su completa desaparición, aunque la afición por las tardes de convivencia y su puesta en valor se ha recuperado en los últimos tiempos.

En esta edición cerca de treinta vinateros de lugares como Coscojuela de Sobrarbe, Camporrotuno, Arro, Arcusa, Banastón y Laspuña han participado en el Punchacubas, concentrando a centenares de habitantes sobrarbenses y turistas en el momento de la degustación, que comenzaba a las 18:30h.

Otra de las imágenes de la fiesta del Punchacubas.

Sin embargo, ya desde primeras horas de la mañana salteadas con ajo, éstas últimas repartidas entre los visitantes un equipo de 27 voluntarios trabajaba en la preparación de la hoguera, el cocido de anís y las tortetas de Sobrarbe rante el mediodía. También se han cocinado sopas de ajo y estofado de ternera ecológica pirenaica para la cena, y se ha invitado a voluntarios y productores a una comida en estrecha colaboración con el Restaurante El Callizo, Estrella Michelín de la localidad.

Tal y como comentaba Amadeo Monedero, coordinador del equipo de voluntarios, la idea con la que surge la celebración del Punchacubas es “poner en valor las actividades económicas tradicionales para mostrar formas de negocio que faciliten el asentamiento de población en el territorio”, al mismo tiempo que se pasa un rato de agradable convivencia.

La hoguera presente en el Punchacubas.

En ese sentido, el concejal Pep Gracia explicaba que “sin el compromiso de tantas personas que se vuelcan con la celebración de las fiestas locales y la recuperación de viejas costumbres sería imposible ofrecer el dinamismo que Aínsa garantiza incluso en temporada baja”.

Los Músicos del País, procedentes del valle de Chistau, han vuelto a amenizar una jornada festiva al calor del fuego, la mejor antesala de las fiestas navideñas en Aínsa. Las asociaciones de El Eco y la de Vinateros de Sobrarbe, junto a otros voluntarios habituales, han garantizado igualmente un espacio de reunión que ya es todo un símbolo de identidad para los ainsetanos.