Joaquín Pardinilla en la plaza Mayor de Aínsa. Foto: SobrarbeDigital.

Joaquín Pardinilla es uno de los mejores guitarristas de Aragón. Polifacético, profesor, recientemente jubilado, músico, amante y divulgador del Sobrarbe. Pardinilla es ahora director del Festival del Castillo de Aínsa que este año ha experimentado un espectacular relanzamiento gracias a un equipo muy cualificado, en el que también se integran los Titiriteros de Binéfar.

Pardinilla hace todo con pasión, con esmero y gracias a su trabajo este año el festival del Castillo de Aínsa ha dado un paso de gigante.

Nombre: Joaquín Pardinilla
Edad: 62
Nacimiento: 19-08-1961
Estudios: Ingeniería técnica
Lugar del Sobrarbe que le guste: Bagüeste

Sin duda los hechos han demostrado que ha sido un éxito que el Ayuntamiento de Aínsa cuente con gente con su reputación y la de los Titiriteros de Binéfar para dar un empujón al Festival

Nos conocemos de toda la vida, desde muy jóvenes. Hemos trabajado juntos, hemos coincidido en proyectos, conocemos nuestros trabajos, hay una gran admiración y mucho amor entre nosotros y, todavía más importante para un proyecto como el Festival, nos entendemos y nos complementamos. Somos gente de carretera y furgoneta, de escenario, y es una gran oportunidad poder trabajar desde nuestra perspectiva.

¿Qué ha hecho Joaquín Pardinilla para que este festival del Castillo de Aínsa haya sido mejorado?

Creo que la reforma profunda del festival se hizo ya en la edición anterior (2022), y no es tanto de carácter artístico (que también) sino de gestión, de planteamiento económico y de visión global: En resumen, fue el Ayuntamiento el que tomó el control absoluto del festival, de tal manera que la contratación y la producción del festival se hizo ya íntegramente desde aquí. Con muy poco tiempo y apenas experiencia sacamos adelante la edición, siendo todos los profesionales necesarios (diseño gráfico, comunicación, publicidad, espacios, barras y hostelería, etc.) del Sobrarbe o comarcas vecinas, como es el caso del sonido.
En 2022 pasamos a 16 actuaciones musicales (entre otros Eric Gales, Hnos Cubero, Maria Arnal i Macel Bagés, Morgan, Almalé, Zaruk, Cuti Vericad, Mambo Jambo…), 10 teatrales, además de charlas, proyecciones etc, a lo largo del mes de julio. Por supuesto con artistas locales (Ana Diáfana, Miguel Lardiés, Coral del Sobrarbe o La Escoria Oriental) y aragoneses. Todo ello con el mismo presupuesto.
Y esta edición de 2023 la hemos hecho con tiempo, con más experiencia, y creo que ha sido extraordinaria. Hemos ampliado las sedes (Abizanda, San Victorián, Labuerda, Boltaña, Olsón), hemos impulsado por primera vez una producción propia, “La Quebranta”. Hemos ampliado la oferta en barras y hemos recibido a la Ruta del Vino del Somontano. Hemos puesto en marcha también el primer encuentro de música tradicional, con gran aceptación y participación, y hasta hemos hecho ronda nocturna.

Pardinilla es un músico reputado ya en Aragón y en España, cree que por ello ha sido posible dar un paso más en el Festival

Básicamente sabes cómo funcionan las cosas y tienes un criterio sobre qué está bien y qué está mal. Hemos intentado hacer las cosas bien, con sentido común, partiendo de un respeto profundo al artista y al público, se ha formado un gran equipo y hemos aprendido deprisa, con ilusión, con ganas. Conocer gente también ayuda, tanto para la contratación como para saber cómo hacer determinadas cosas.

Qué balance haría del Festival este año

Creo que no puede ser mejor, ha superado con mucho nuestras expectativas, tanto a nivel artístico como económico y de gestión y, sobre todo y esto es muy importante, me ha gustado mucho la respuesta del público, que es el destinatario último del festival y el que tiene que gozar de las propuestas y del ambiente generado. Además del concierto de la Roda de Boltaña, hemos tenido a Yamandu Costa, Santiago Auserón, 18 cuerdas, Javier Mas, Ana Alcaide, Santero y los muchachos, Germán Díaz, Komando Komare…además de Oswaldo, Bea Silvestre o Limorti.

Ha puesto el listón muy alto, ¿qué sorpresas nos deparará el siguiente?

Creo que va a ser muy difícil superar lo de este año, la actuación de la Ronda fue algo parecido a una conjunción astral, no es fácil que se pueda volver a dar una situación parecida. Pero vamos a ir poco a poco, despacio pero seguro, ganando confianza con el público y ofreciendo este concepto de festival en el que la Comarca, la naturaleza, los ríos o el patrimonio tienen tanta importancia como las propuestas artísticas. Y vamos a intentar acercar al Sobrarbe las mejores propuestas.

Usted tiene un cartel espectacular en todo el territorio, ¿qué cosas le quedan por hacer en el mundo de la música?

Básicamente todo. Estudio mucho, disfruto haciéndolo, ahora que tengo tiempo. Grabo, produzco, arreglo, toco en directo y compongo. Por fortuna, hay por hacer muchas cosas, hay proyectos, hay ideas.

¿Cómo valora el éxito constante de La Ronda de Boltaña, en la que curiosamente también hay un importante impulsor como su hermano Ignacio?

Son 30 años y hay muy pocos artistas que consigan lo que ha conseguido la Ronda. Detrás hay mucho talento, una gran disciplina en los ensayos, en la mejora instrumental, una generosidad extraordinaria para llevar su música a todos los sitios desde los que se les reclama. Pero creo que por encima de todo están las maravillosas canciones que nos ofrecen. Nada se aguanta sin esa calidad.

Y ese gran día de actuación en el Castillo de Aínsa con Rozalén que casi hipnotizó al público multitudinario

Fue una noche mágica. Todo salió bien. Todo se había preparado al detalle, pero había tantas cosas que cualquiera podía fallar, empezando por el tiempo. Todo fue perfecto. Extraordinarias “las invitadas” (Rozalén, María José Hernández, Carmen Paris, Ana Diáfana, Ester Vallejo, Emma Sánchez), maravilloso el entendimiento con los Titiriteros, con El Palotiau de Boltaña, con el Biello Sobrarbe. Esperamos poder presentar pronto la grabación de ese inolvidable concierto, ya que se grabó con los mejores medios de audio y vídeo por Maxi Campo y está en la fase de posproducción. Creo que esa noche brilló un concepto casi más humano que artístico, una forma de hacer, de pensar, de compartir, de soñar, si se quiere. Y el público se entregó, se dejó llevar, disfrutando superado por esa avalancha de alegría y talento.

¿Qué música le gusta, quiénes son sus preferidos?

Escucho cosas muy distintas, pero básicamente jazz, música española (folk, flamenco), llevo mucho tiempo metido en el barroco español e iberoamericano, un mundo maravilloso de danzas y ritmos, Renacimiento…siempre Bach…así que me puedes pillar escuchando a Efrén López, a Paolo Conte o a John Scofield sin ningún problema.

Ahora está triunfando una gran variedad de música, desde sus grandes propuestas a las mezclas de estilos, a la bachata, pasando por la música indie. ¿Hacia dónde vamos?.

No tengo ni idea. La tecnología marca el paso y genera estéticas. El siglo XX creó y divulgó músicas populares maravillosas. La tecnología propició también que la música dejara de tener valor y creo que eso se nota actualmente (la tecnología ha desestabilizado los criterios económicos que regían el mundo musical, sobre todo la grabación, venta y distribución de discos). La música para adolescentes o incluso niños copa casi la totalidad de la música que se oye o transmite en los medios generalistas. La infantilización de los gustos es obvia. Pero siempre surgen respuestas. Hay al tiempo músicas maravillosas a la vuelta de la esquina. Hay que buscarlas, potenciarlas y quererlas.

EL INSTITUTO Y EL SOBRARBE

Cambiemos de tercio, ¿ qué queda de Joaquín Pardinilla del Instituto de Aínsa?

Sé que estoy ahí, que estamos todos los compañeros de aquellos años. Nuestra amistad, nuestros sueños. Han pasado muchas cosas, muchos años, pero me reconozco en esas fotos y en esos compañeros. También en aquella educación y en aquel espíritu.

Los Pardinilla y Aínsa…

Mis padres llegaron a Aínsa en 1956 desde Radiquero. Nosotros somos de Aínsa, pero en el instituto todos llegamos a sentir que somos de un pueblo más grande llamado Sobrarbe.

¿Qué recuerdos o anécdotas tiene de esa etapa?

Años maravillosos y a la vez complejos, en esos momentos te estás haciendo. La escuela, las clases en las eras, la historia sagrada, la EGB, el río, las batallas a peñazos en la costera o en las eras, los bajadores de barro. La tele en los bares, el Cine Avenida. Recuerdo ese mundo de relaciones pretecnológicas (tan solo el tfn, y no en todos los sitios), las largas conversaciones, los libros, las cintas de casette, los primeros acordes, los ensayos, los profes tan queridos, las fiestas…la amistad siempre.

Debe ser de los pocos que no formó parte del equipo de Aínsa de fútbol

Bueno, la guitarra se me daba bien, pero el fútbol…

También participó en el impulso de las tradiciones del Biello Sobrarbe y Ánchel Conte

Cuando entré en el Biello, Ánchel ya había sido expulsado de aquí por motivos políticos. Su trabajo y su persona, su carisma, sus escritos y libros, seguían y siguen ahí. Esa entrada en el folklore fue muy importante para mi, y siempre me ha acompañado. Al poco fundamos Os Mosicos d’as Cambras junto a Reina Guerrero, José Luis Sarrablo y Luis Miguel Escalona. Al poco se unirían Ángel Vergara y leonor Bolsa.

Después del instituto se fue a la universidad y ha sido muchos años profesor en varios lugares de Aragón. ¿Qué mejoraría o cambiaría de su especialidad en la educación?

He sido siempre profesor de Formación Profesional y desde que empecé he visto mejorar sin cesar ese campo. Hay en general un profesorado cualificado, trabajador, lleno de interés por las transformaciones tecnológicas y por el conocimiento y muy atento al factor humano. Estoy muy orgulloso de haber formado parte de ese equipo, de haber ejercido esta profesión.

Usted conoce bien el Sobrarbe, no le parece que damos la impresión todavía de que no nos creemos la transformación modernizadora que ha sufrido y que debemos contarlo más porque los que nos visitan se quedan sorprendidos. Tenemos una joya de comarca. ¿Cómo ve ahora a la comarca?

Todo va muy deprisa, hemos asistido a cambios radicales pero está claro que no solo aquí, sino en todo el planeta. Los humanos estamos perplejos y creo que cegados por la tecnología y un capitalismo terminal que nos confunde. La Comarca está, creo, muy bien. Y creo que el paso del tiempo juega a su favor. No hay prisa. Es difícil valorar o ver las cosas con claridad cuando coexisten varios planos vitales: Vive todavía quien abandonó su pueblo por una u otra razón (como dice la Ronda, “yo quise algo mejor”), vive y coincide con él quien vuelve a ese lugar desde otro lugar de España o del mundo con otro planteamiento vital. La sociedad antigua desapareció, la casa, la jerarquía que en ella regía, el sistema productivo. La nostalgia no va a ayudar, pero sí los conocimientos antiguos. Y una actitud que permita la convivencia de nuevo en esos lugares ya olvidados o a punto de serlo. Ha venido y va a venir mucha gente aquí y es necesario que así sea.

¿Y cómo ve a los sobrarbenses?

Creo que somos igual aquí que en una isla del Pacífico o en New York. Capaces de lo mejor y de lo peor. Hemos de concentrarnos en no perder el sentido común, la inteligencia y la capacidad de convivencia. Y que no falte el sentido del humor.

¿Cuál es el rincón favorito de la comarca o sus lugares preferidos?

Cada día me gusta más Tierra Buxo y nuestras fronteras con Sierra Guara. Bagüeste.

Un sueño futuro

Un mundo más justo.

Joaquín Pardinilla. La Ruta del Vino Somontano aterrizó en julio 2023, en el marco del Festival Castillo de Aínsa. Foto: SobrarbeDigital.

Más sobre Joaquín Pardinilla
Ha grabado 10 discos con proyectos propios (con su Sexteto, en solitario, con Vivere Memento o Hot Hands) y ha colaborado como músico, productor, o arreglista, con un amplio y diverso abanico de artistas como Labordeta, Amaral, Loquillo, Gabriel Sopeña, Mª José Hernández, Luís Delgado, La Bullonera, Eduardo Paz, Joaquín Carbonell, La Ronda de Boltaña, Ángel Petisme, Eliseo Parra, Los Titiriteros de Binefar, Joaquín Díaz, Javier Mas, Carmen París o Pepe Habichuela.

En el campo audiovisual ha compuesto bandas sonoras y colaborado con los realizadores Alejandro Cortés, Antonio Saura, Emilio Casanova, Arturo Méndiz, Vicky Calavia, Marta Horno, Eduardo de la Cruz, Arturo Hortas y Lola Gracia.

Ha compuesto, junto Alberto Artigas, la música para diversos espectáculos del bailarín aragonés Miguel Ángel Berna (“Amares”, “Goya”, “Bailando mi tierra”, “Se escribe con J”, “Mediterráneo”, “La noche de la Taranta”, “La Jota y la Taranta”).

Ha participado en diversos proyectos transnacionales, entre los que cabe destacar los espectáculos Al-Buruz (Aragón-Túnez), y Afra-Dozawan (Aragón-Marruecos).

–  Es Premio de la Música 2017 del suplemento Artes y Letras de Heraldo de Aragón.
– Asimismo, es Premio Simón 2019 a la mejor banda sonora por la película Carrasca, del realizador Alejandro Cortés.
– Premio de la Música Aragonesa 2019 en las categorías “Mejor Grupo” y “Otras Músicas”.
– Premio Cine y Salud 2019 (Iniciativa local), otorgado por el Gobierno de Aragón.

Grabado para conmemorar el 40 aniversario del disco homónimo del grupo Chicotén. Contiene un tema tradicional por cada una de las comarcas aragonesas, distribuidos en dos CD. Grabado por el Sexteto con la colaboración de Amaral, Mª José Hernández, Carmen París, Alicia Fernández, Beatriz Bernad y Nacho del Río, y un largo elenco de artistas aragoneses.