Foto: imagen del párroco de Boltaña.

Homilía para este domingo de Juan Diego Tamayo, sacerdote de la iglesia de Boltaña 

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN 10, 1-10

En aquel tiempo, dijo Jesús:

— Os aseguro que el que no entra por la puerta en el aprisco de las ovejas, sino que salta por otra parte, ése es ladrón y bandido; pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas. A éste le abre el guarda, y las ovejas atienden a su voz, y él va llamando por el nombre a sus ovejas y las saca fuera. Cuando ha sacado todas las suyas, camina delante de ellas, y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz; a un extraño no lo seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.

Jesús les puso esta comparación, pero ellos no entendieron de qué les hablaba. Por eso añadió Jesús:

— Os aseguro que yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido antes de mí son ladrones y bandidos; pero las ovejas no los escucharon. Yo soy la puerta: quien entre por mí se salvará y podrá entrar y, salir, Y encontrará pastos. El ladrón no entra sino para robar y matar y hacer estrago; yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante.

Palabra del Señor

SE NECESITAN PASTORES DE LA VERDAD Y NO PROFETAS DE LA DESGRACIA

Hay un pastor que quiere guiar las ovejas hacia su redil, para ello dice: ¡hay que sacar las niñas del colegio y venderlas! – Situación de las niñas de Nigeria – La mujer no puede ser igual al hombre, su dios así lo dice… el mundo hoy llora por esas hijas de Dios, pero mientras estos hombres usurpen el Nombre de Dios y se lo apropien para intentar ser “semidioses”, el mundo estará en el caos y la desesperación.

Hay otros pastores que quieren guiar las ovejas hacia su redil, para ello dicen: ¡hay que hacer política con la crisis, con el aborto, con la condición sexual de las personas, en fin: con la libertad de los hombres, con sus riquezas, con sus pobrezas: con su dignidad; con sus pasiones…etc. hay que ser pastores de la desgracia.

Hoy Jesús os quieres Pastores de la Esperanza, La Fe y la Caridad… se acercan las elecciones, decisiones y empresas que pueden cambiar el mundo y si no hay de estos pastores, la crisis, la pobreza y la miseria serán la bandera que hondee en la creación abocándola al fracaso… se necesitan pastores y si bien lo referimos siempre a los pastores consagrados, tenemos que darnos cuenta que Pastores tenemos que ser todos, porque si EL Pastor es uno solo, en El, somos – cada uno de los Cristianos – PASTORES todos… entonces se necesitan pastores de LA VERDAD y no profetas de la desgracia, ¡lo quieres o lo dejas! simplemente se necesitan pastores, las ovejas necesitan entrar al redil y no encuentran la puerta, encuentran ilusiones, hambre y angustia. Se necesitan pastores y tú eres ese pastor que el Señor hoy llama.

Os imagináis una casa sin puertas, ni ventanas? os imagináis la posibilidad de vivir en una serie de cuartos que no tengan ninguna salida al exterior? os imagináis tratando de entrar a un piso que no tenga entradas? vamos a mirarlo desde nosotros mismos, vamos a vivir esta experiencia con nuestro cuerpo: En vuestra vida está la posibilidad de viajar a otro país sin necesidad de mover vuestro cuerpo? está la posibilidad de soñar con ir a cualquier lugar del sistema solar sin necesidad de hacer un esfuerzo humano? cuantas veces se puede llegar a pensar que el universo entero puede ser abarcado por nuestra mente sin darle la espalda a un objeto que en él se encuentre? Imposible viajar sin el esfuerzo de nuestro cuerpo, imposible pensar en una “tele transportación” – si fuese posible -sin que en ese viaje vayan partículas de lo que se pueda transportar, imposible abarcar el conocimiento cuando todos somos un cumulo de datos y el universo tiene información en grandes cantidades en cada partícula que existe, imposible abarcar lo inabarcable…

Si en los términos corpóreos tenemos tantos y tantos limites, para quienes tenemos la fe que nos enseña La Palabra de Dios, que nos da Jesucristo; vamos a imaginar esa experiencia desde nuestro espíritu… os imagináis viviendo el deseo de ir al Reino de los Cielos sin realizar obras buenas? Os imagináis accediendo a una vida superior sin reconocer al dueño de esa vida? está la posibilidad de soñar con ver a Dios sin necesidad de vivir el perdón? cuántas veces hemos abarcado la posibilidad de abarcar ese conocimiento de Dios sin darle la espalda a nuestros apetitos terrenos? Imposible viajar al Reino de los Cielos sin el esfuerzo que nos pide el que tiene la posibilidad de salvarnos y que se presenta como la puerta de entrada a ese Reino donde encontraremos buenos pastos, imposible pensar que nuestro cuerpo puede acceder a una vida superior sin colocar esa puerta que abre nuestra vida a la posibilidad del conocimiento y el amor.

AUDIO:

Juan Diego Tamayo, sacerdote de la iglesia de Boltaña