Foto: Los Titiriteros de Binéfar. SobrarbeDigital.

El Festival Castillo de Aínsa entra en su recta final. Este sábado, ha comenzado con una peculiar instalación de juegos artesanales, El arriero de Juegos de Tombs Creatius que se ha instalado en la plaza Mayor de Aínsa, se trata de múltiples juegos de madera donde el ingenio y la habilidad cobran gran protagonismo.

Por la mañana, pequeños y mayores, han disfrutado del pasacalles ofrecido por Los Titiriteros de Binéfar, un divertido paseo por las medievales calles de Aínsa donde han participado más de 300 personas que han seguido a estos dicharacheros personajes salidos del mundo de Babia.

Por la tarde, han llegado los bailes y la música tradicional de la mano de Mosicaires, grupo de folk originario de Graus que presentan su primer trabajo discográfico “Rechiran”, en la plaza Santo Domingo. 

En el Patio del Museo, Los Titriteros de Binéfar con uno de sus espectáculos más divertidos, Cómicos de la legua, donde tres gitanos trashumantes, cómicos de fortuna, van y vienen de pueblo en pueblo con su guitarra y su teatrillo, recitando, cantando y exhibiendo títeres para buscarse la vida. 

La música, a cargo de Kepa Junkera junto a la joven agrupación femenina Sorginak, que ofrecerán su último disco Una pequeña historia de la trikitixa. Un concierto que combina la música tradicional vasca con la innovación, a través de sonidos que conectan con nuestros antepasados y miran al futuro.

Tras finalizar la actuación, continuará la noche festivalera el Dj sevillano Julio Moreno con una sesión “muy bailonga” pensada especialmente para el Festival Castillo de Aínsa. Julio Moreno dirige el programa “Músicas del Agua” en la emisora Gladys Palmera, especializada en world music pero sus fuentes de inspiración son tantas como corrientes tiene el océano. Un cierre de jornada que no dejará quieto ningún rincón del Castillo. 

Cabe resaltar que la noche del viernes estuvo marcada por un grande de los escenarios, como es Rafael Álvarez donde más de 300 personas pudieron disfrutar de su Lazarillo de Tormes. Una actuación donde el actor se volcó y se metió al publico en el bolsillo. Más de dos horas y media de monólogo con la sensación de haber sido una fugaz interpretación. Sublime Lazarillo de Tormes.

Y para finalizar la noche, Slow Joe & The Ginger Accident regalaron su mejor versión. El combo formado entre músicos franceses junto con el excéntrico cantante indio sorprendió a todos los presentes. Una voz extraordinaria con un acompañamiento exquisito. 

Impulsado por el Ayuntamiento de Aínsa–Sobrarbe, Los Titiriteros de Binéfar y la empresa Territorio Gestión Cultural, el Festival Castillo de Aínsa recibe el apoyo económico de la Diputación Provincial de Huesca.