Foto: imagen del cruce de Aínsa. Sobrarbe Digital.

El cruce de caminos entre la A-138 que comunica Barbastro con Francia y la carretera N-260 que conecta La Ribagorza con el Valle del Ara contará con una rotonda. Así lo ha confirmado Fomento al Ayuntamiento de Aínsa-Sobrarbe según ha explicado el alcalde José Miguel Chéliz.

Para Chéliz es “necesario e imprescindible que se haga la rotonda porque mejorará la circulación”. “No solo afecta a Aínsa sino también a toda la Comarca de Sobrarbe” y del norte de la provincia de Huesca, ha apuntado el alcalde.

A pesar del visto bueno de Fomento, todavía no cuenta con financiación para ejecutar la obra que podría ascender a unos 100.000 euros. Chéliz espera una dotación presupuestaria, bien del Ministerio o la DGA o “ambas entidades”, ha señalado.

Tras años de retrasos y también tema de debate, el cruce, tras su aprobación ya no es un problema. A pesar del reducido espacio de las cuatro esquinas, el proyecto es viable en opinión de los técnicos.

De esta forma, el cruce de la travesía de Ainsa, se convertirá en una rotonda y arreglará uno de los problemas históricos, organizará el tráfico en la villa por el intenso tránsito que lleva a diario, sin olvidar los embotellamientos en la época veraniega, además desaparecerán las dudas de los conductores sobre la prioridad del paso.

AUDIO:

José Miguel Chéliz, alcalde de Aínsa-Sobrarbe