Foto: jóvenes disfrutando de la nieve del Pirineo.

Los más de sesenta escolares del CRA Estadilla-Fonz, y de los colegios Pedro I, de Barbastro, y San Miguel, de Tamarite de Litera, se han marchado a sus casas después de disfrutar durante esta semana de la práctica del esquí y de un programa didáctico, de ocio y convivencia en el Pirineo altoaragonés. Con ellos ha finalizado la Campaña Escolar de Esquí de la DPH, que ha llevado a la nieve a 800 alumnos desde que comenzara el pasado mes de enero.

La participación en la campaña tiene un coste de 285 euros e incluye el transporte de ida y vuelta desde los centros de origen hasta el albergue, el transporte diario desde el albergue hasta los remontes de las pistas, el alquiler de material de esquí, el acceso a los remontes durante los cinco días que dura el curso, 14 horas de clases de esquí impartidas por la Escuela de Esquí y Deportes de Nieve de Panticosa, la comida en la estación, la atención sanitaria en pistas, la estancia y la realización de actividades de tiempo libre por parte de un equipo de monitores, como talleres didácticos, de manualidades, de relajación o juegos que les adentran en el conocimiento del medio natural que les rodea.

Además de los clásicos, como la construcción de iglús, este año se ha reforzado la expresión corporal con talleres de Zumba y se han aplicado las nuevas tecnologías en las actividades haciéndolas más interactivas.

El alojamiento de los grupos participantes tiene lugar, como siempre, en el albergue ‘Quinta Vista Alegre’, ubicado en el término municipal de Panticosa y a muy poca distancia de las pistas. El edificio está habilitado como lugar de alojamiento y descanso, así como centro de actividades didácticas de tiempo libre y animación. Allí desayunan, meriendan y cenan, mientras que las comidas son en la propia estación de esquí.

Han estado en Panticosa alumnos de centros educativos de diferentes puntos de la provincia, algunos de ellos bastante alejados de las pistas de esquí, como Torrente de Cinca, Conchel, Fraga, Monzón, Barbastro, Binéfar, Lanaja, Tamarite de Litera y de la capital altoaragonesa. Todos ellos con edades comprendidas entre los 10 y los 16 años, ya que el año pasado se aumentó la edad de los participantes de los 14 a los 16 años por petición de los propios centros.

La vicepresidenta de la Diputación Provincial de Huesca, Lourdes Arruebo, ha despedido al grupo de escolares del último turno de la campaña y ha incidido en la posibilidad que se da a jóvenes de toda la provincia de iniciarse en el deporte del esquí, a la vez que conviven con alumnos de otros colegios en las actividades que se desarrollan entre las pistas de Panticosa, el albergue de El Pueyo de Jaca y la localidad de Panticosa. 

Por su parte, Blanca Barredo, coordinadora de la campaña, explicaba que ha resultado positivo que se hayan unido las estaciones Aramón Panticosa y Formigal, ya que “la primera semana de la campaña la estación de Panticosa no había abierto aún sus puertas por falta de nieve y la campaña pudo desarrollarse en Anayet–Formigal”.

Del mismo modo, apunta que las semanas en que el tiempo no ha acompañado en Panticosa y sí en Formigal, ha existido la opción de cambiar de pistas y dar esa posibilidad a los participantes con autobuses intercomunicadores entre los diferentes valles.