El consejo comarcal aprueba las cuentas de 2024.

Con los votos a favor de los consejeros del PSOE, la abstención de CHA y el voto en contra del PP, la comarca de Sobrarbe ha aprobado en pleno extraordinario el presupuesto de 2024, que asciende a 6.921.609 euros.

Esto supone una subida de algo más de un 11% con respecto al presupuesto de 2023. En concreto, la institución comarcal sube un 12% su presupuesto, el organismo autónomo de la Residencia Comarcal de Mayores La Solana un 20%, (la mayor subida), y el organismo de Radio Sobrarbe aumenta su presupuesto un 1,24%.

El presidente del ente comarcal, José Manuel Bielsa Manzano no entiende la justificación del voto en contra del PP, cuya portavoz alegó que no se han tenido en cuenta las propuestas de su partido presentadas en las distintas comisiones de trabajo. El presidente, ha mostrado su sorpresa “ya que en los últimos años no hemos conocido ni una sola propuesta presentada por el PP”.

Añade que ante las declaraciones de la portavoz popular afirmando que representan a todos los ciudadanos y sus decisiones no son partidistas, Bielsa Manzano declara que “sus hechos son contrarios a sus declaraciones, como muestra la votación en contra del PP en la moción en la que la comarca de Sobrarbe pedía un reparto equilibrado entre territorios de los fondos europeos y del Plan Pirineos”.

En cuanto al presupuesto comarcal, alrededor de un 60% se destina a los salarios de todos los trabajadores que prestan los servicios en los que el ente comarcal es competente y en los que tiene encomienda de gestión. Casi un 30% se destina al mantenimiento, “por lo que queda poco margen para invertir en desarrollo. Lo relativo a este capítulo se financia gracias a las subvenciones que llegan desde otras administraciones y con estos recursos no hay margen para invertir en grandes proyectos”, explica Bielsa Manzano.

Las entidades comarcales están ahogadas económicamente y su presidente aboga por revisar el sistema de financiación local para comarcas y pequeños municipios, con el fin de reforzar la lucha contra la despoblación en estos territorios.

“Sin una financiación adecuada, los costes de los servicios lo tendrán que pagar directamente los ciudadanos de Sobrarbe. Y esto es algo muy grave en una comarca despoblada como la de Sobrarbe, con una densidad de población muy baja, con unas condiciones orográficas complicadas y una población dispersa y en algunos casos envejecida”, concluye Bielsa Manzano.