Un ciclista por la carretera de Torrelisa. Foto: SobrarbeDigital.

El objetivo es el de mantener las condiciones de seguridad en las carreteras municipales y de la red provincial del Alto Aragón durante los próximos meses, en los que la circulación puede verse complicada por el hielo y la nieve. En total, se destinarán a ello 3 millones de euros.

Este servicio da cobertura a unas 650 poblaciones altoaragoneas cuyo único acceso se realiza a través de estas redes viarias, municipales y provinciales, y es posible gracias a los convenios que cada año se firman con las comarcas.

La coordinación entre Diputación Provincial de Huesca (DPH), comarcas, SPEIS y Protección Civil es el pilar básico de este dispositivo, en el que también participan activamente los ayuntamientos, pues son los que mejor conocen la situación de todos sus núcleos de población.

Carretera de El Pueyo de Araguás. Foto: SobrarbeDigital.

Las actuaciones comprenden desde la limpieza de nieve y hielo así como prevención de este en las carreteras municipales y provinciales, hasta la señalización, pasando por la extensión de fundentes o instalación de silos para el acopio de sal.

Acopio de sal en la A-138, cerca de Bielsa. Foto: SobrarbeDigital.

Para llevar a cabo todas estas acciones, el plan tiene un presupuesto de 600.000 euros para la adquisición de fundentes y otros 200.000 para los convenios que se firman con las comarcas para gastos de explotación.

A esto se suma el Plan de Inversiones, del que se benefician también las diez comarcas, para la adquisición de material dedicado a Protección Civil. Dotado con 2.200.000 euros distribuidos en función de las necesidades que cada territorio expuso en la reunión de seguimiento de los convenios de colaboración de vialidad invernal, este plan subvenciona tanto la compra de maquinaria y enseres como suministro y colocación de silos e instalaciones para fundentes entre otros.