La Cartuja. Foto: DPH.

Tras una fructífera negociación, la Diputación Provincial de Huesca (DPH) ha adquirido el “Libro de actas del capítulo de la comunidad de Nuestra Señora de las Fuentes 1672-1834” para incorporarlo al patrimonio histórico artístico de la institución provincial.

La familia Ruata, de origen monegrino, era la propietaria de este ejemplar, cuya referencia bibliográfica se encuentra publicada en el catálogo de la exposición “Fray Manuel Bayeu: cartujo, pintor y testigo de su tiempo”, publicado por la DPH en el año 2018.

Tras la desamortización de Mendizábal, que supuso la supresión de la comunidad de la Cartuja de las Fuentes, sus propiedades inmuebles fueron subastadas y pasaron a manos de Francisco Romeo Martínez de Bengoa, y los bienes muebles de mayor valor e importancia fueron repartidos por los cartujos entre distintas familias notables de la zona. Entre ellas se encontraba la casa de los Ruata, de Pallaruelo de Monegros, a la que los monjes entregaron, según la tradición oral, “objetos provenientes de La Cartuja” entre los que se encontraría el citado libro de actas.

Elisa Sancho, vicepresidenta de la Diputación Provincial de Huesca, señala que el Libro de actas del capítulo de la comunidad de Nuestra Señora de las Fuentes 1672 – 1834 es, “un documento excepcional y único para conocer en mayor profundidad la historia de La Cartuja, pero además, tiene un gran valor por su antigüedad”. Explica que en él se recogen “las decisiones tomadas hasta el año previo a la desamortización y exclaustración de los cartujos, como la admisión como donado de Manuel Bayeu, natural de Zaragoza, de 20 años y pintor de oficio”.

Imagen del libro de actas. Foto: DPH.

El libro, continúa la vicepresidenta, “incluye una memoria de los acontecimientos más importantes que sucedieron en la Cartuja, entre los que destacan el inicio de las obras del nuevo monasterio el 15 de junio de 1714, el traslado el 28 de abril de 1756 de la imagen de Nuestra Señora de Las Fuentes del antiguo monasterio a una capilla provisional del nuevo, o la ubicación definitiva de la imagen en el altar mayor de la iglesia el 21 de agosto de 1777 con una gran ceremonia y procesión”.