El sector hostelero ya no puede más. Tras las nuevas medidas anunciadas por el Gobierno de Aragón con el objetivo de contener la crisis sanitaria en la región, todas las asociaciones del sector de la hostelería y el turismo de Aragón se han unido y han realizado una manifestación con el lema ‘SOS Hostelería’ que ha recorrido el centro de Zaragoza (ayer domingo 26), y en la que participaban más de 3.000 personas, según explican en una nota de prensa.

En una nota de prensa explican que los empresarios hosteleros están muy preocupados por la situación que se da a partir de este momento con los confinamientos perimetrales de Huesca, Teruel y Zaragoza, con las nuevas restricciones anunciadas por el Gobierno central y con la anunciada por el Ejecutivo aragonés, para este lunes 26 de octubre y que, dadas las posibilidades, hará que cierre la mayoría de establecimientos.

Prácticamente ningún negocio, como el de los restaurantes, va a ser rentable a partir de esta semana con el cierre total de los interiores y la apertura de la terraza al 50%. Desde el sector se es consciente de la gravedad de la situación sanitaria y de la necesidad de tomar medidas, pero no se comprende la dureza de las restricciones para la hostelería frente a otros ámbitos, manifiestan en la nota.

Una vez más se vuelve a señalar a la actividad de la hostelería cuando, según un informe elaborado por la consultora FOQUS para COMPETUR que analiza los datos oficiales publicados por el Ministerio de Sanidad entre el 11 de mayo y el 16 de octubre, los bares y restaurante son seguros, pues suponen tan solo el 2,3% del total de casos acumulados. También es solo el 2% del personal de hostelería el que se ha visto afectado por un positivo por coronavirus en su puesto de trabajo.

A la luz de las cifras, los hosteleros entienden que las medidas a adoptar deberían tener en cuenta esta baja incidencia, sin embargo, las medidas anunciadas por el Gobierno de Aragón incluyen restricciones como la prohibición de consumo en el interior de los locales. Esta situación forzará a muchas personas a reunirse sin condiciones de seguridad ni supervisión en espacios más pequeños, sin control de aforos, de distancia de seguridad, ni uso de mascarillas o desinfección y sin límite de horarios, suponiendo un mayor riesgo para el empeoramiento de la pandemia: aplicando medidas indiscriminadas se produce un daño innecesario en actividades económicas sin que tenga efecto en la contención de la transmisión del virus.

La situación del ocio nocturno está peor si cabe. Un sector que tradicionalmente ha sufrido una supra-regulación administrativa dentro de la hostelería. Las salas de baile y discotecas llevan cerradas desde el principio de la crisis sanitaria. A fecha de hoy suman más de 200 días sin poder abrir y se les vulnera uno de los derechos que este sector considera más fundamentales: el derecho al trabajo. Este impedimento en ejercer su actividad conlleva imposibilidad de hacer frentes a algunos alquileres y de seguridad social de trabajadores sin actividad, créditos, inversiones y pago de impuestos y otros gastos fijos, así como un aumento de la deuda. Además son cientos de trabajadores en Aragón afectadas por no haber cobrado un ERTE desde los meses de junio o julio. Algo intolerable y que está poniendo en una situación muy complicada a muchas familias.

Por todo ello, la hostelería y el turismo de Aragón se ha manifestado para solicitar medidas a aplicar con carácter de máxima urgencia para su supervivencia y un plan de rescate. Ayudas que pueden y deben partir de todas las administraciones, entidades con las que está relacionado el sector o personas que tienen posibilidad de decidir y que sean acordes al momento. Aquí se citan 7 a modo de ejemplo, pero hay muchos más:
– ERTEs: Posibilidad de acogerse automáticamente a las exoneraciones existentes por impedimento de la actividad.
– Rebaja de la presión fiscal a través de la aplicación del tipo superreducido de IVA y a través de las ordenanzas fiscales municipales (IBI, IAE, tasas de basura y aguas).
– Constitución de una mesa de trabajo interconsejerías en la que poder abordar las medidas de contención y medidas compensatorias que deberían ir aparejadas y que aumente el diálogo existente.
– Plan de ayudas directas para sufragar alquileres y gastos derivados del cierre de los locales como el ocio nocturno que no ha podido abrir desde el inicio de la crisis sanitaria.
– Protección de la actividad económica del segmento MICE y eventos, aplicando criterios de flexibilización normativa.
– Créditos sin intereses avalados por el Gobierno de Aragón.
– Ayudas a la digitalización para inversiones en medidas de acondicionamiento y contención del riesgo de transmisión en bares, locales de ocio, restaurantes y hoteles.

El Presidente de Hostelería de España, el aragonés José Luis Yzuel, tuvo un recuerdo para “todas las personas que ha arrastrado esta pandemia; todos clientes nuestros” y para “todas aquellas familias hosteleras que nos antecedieron”.