El presidente de la DPH hablando con vecinos de Revilla. Foto: Javier Blasco/DPH.
  • La luz llega a Revilla, que vuelve a la vida gracias al tesón de antiguos vecinos y nuevos pobladores.

Punto de partida de rutas senderistas o trekking, así como de otros deportes ligados a la montaña, Revilla ha recuperado en los últimos años parte de su actividad, ligada en gran medida al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Abandonado hace varias décadas, este núcleo de población perteneciente al municipio de Tella-Sin revive poco a poco gracias a la llegada de la luz, un proyecto en el que se ha trabajado en los últimos diez años y que hoy por fin es una realidad.

La electrificación de Revilla ha sido posible gracias a la colaboración entre instituciones, “la suma de esfuerzos es, en muchas ocasiones, la única forma de sacar adelante iniciativas o proyectos que tienen como único fin la mejora de la calidad de vida de los pequeños municipios” ha destacado el presidente de la Diputación Provincial de Huesca en su visita a esta población de la comarca de Sobrarbe.

Miguel Gracia ha apuntado el importante desarrollo que va a suponer la llegada de la luz a Revilla. Pero, a su juicio, “es fundamental alcanzar un equilibrio entre este desarrollo y la sostenibilidad, lo que requiere de compensaciones a quienes preservan y guardan el entorno, pues los habitantes del medio rural son los mejores guardianes del territorio, de sus costumbres y tradiciones”. Además, ha añadido, “la sostenibilidad debe ser compatible con los proyectos de vida”.

En este sentido, el alcalde de Tella-Sin, Feliciano Sesé, ha valorado como “un gran paso para la vida aquí” la finalización del proyecto de electrificación. “Hay doce viviendas y todas ellas están rehabilitadas, la llegada de la luz ha traído esperanza en el futuro para este núcleo de población” ha continuado, “tanto es así que hace poco más de un mes se instaló de manera definitiva la primera familia, y esperamos que pronto tomen la misma decisión varias de las que han recuperado otras casas”.

“La luz es fundamental para la vida hoy en día, por lo que mejoramos la calidad de vida no solo de quienes tienen aquí sus hogares, sino también del creciente número de visitantes que cada año llegan a esta zona de la comarca de Sobrarbe” ha destacado Sesé.

Electrificación de Revilla

La llegada de la luz a Revilla ha supuesto una inversión de 675.000 euros en los últimos diez años procedentes tanto de fondos propios del Ayuntamiento de Tella-Sin, que ha aportado en torno a 163.000 euros, como de subvenciones de la Diputación Provincial de Huesca (300.000 euros), del Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente a través del plan de inversiones del Centenario del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido (165.000 euros) y del Departamento de Industria y Competitividad del Gobierno de Aragón (otros 45.000 euros).

La electrificación se ha llevado a cabo mediante el soterramiento de 5 kilómetros de línea eléctrica desde Arinzué, otro de los 13 núcleos que forman parte del término municipal de Tella-Sin.