Uno de los momentos de la representación. Foto: SobrarbeDigital.

Un año más, los vecinos de Aínsa han vuelto a disfrutar con la fiesta de recreación histórica de La Morisma, en la que han participado 500 vecinos en un escenario en el que los moros han lucido llamativos trajes y los cristianos sobrios atuendos. Una buena parte de la vestimenta se ha vendido durante el pasado mes de agosto en la tienda que, por primera vez, ha montado la Asociación Cultural La Morisma en la Sala de Exposiciones del Ayuntamiento.

Bajo la luz de la luna, reforzada por una iluminación de 80.000 vatios, la Plaza Mayor ha resplandecido y con ella la representación del drama teatral La Morisma, una fiesta de carácter bianual, cuyos textos han pasado por tradición oral de generación en generación hasta que hacia 1970 el profesor Luis Mur los recopilara. En cada edición se incluyen novedades, habitualmente en el capítulo de los dichos, donde esta noche no ha faltado un emotivo recuerdo a Juan Carlos Lanau, fallecido a finales del año pasado, y que durante varias ediciones encarnó el personaje de Abderramán, hoy interpretado por su hermano, Víctor.

El entusiasmo de las gentes de Aínsa es tal que muchos de los personajes con papel son escenificados por la misma persona durante muchas ediciones, como es el caso del más veterano de los actores, Luis Lascorz, quien, a sus 85 años, ha vuelto a salir a la Plaza Mayor con su papel ‘Loa a la  Cruz’. Desde que a comienzos de los 70 se recuperara la representación de La Morisma, Luis Lascorz ha ejercido de cristiano con este único personaje. Con él a la cabeza, la conocida familia de Casa Fes se encuentra ampliamente representada en La Morisma, con más de diez de sus miembros, de tres generaciones. Su hijo, Luis, desempeña el papel de rey moro desde hace 16 ediciones. “Comencé a los 19 años y aquí sigo al frente del ejército moro”. 

El mismo año que Luis Lascorz, hijo, inició su trayectoria con uno de los papeles protagonistas, el de rey moro, también lo hizo Pedro Miguel Bernad como rey cristiano. Cada dos años ‘se enfrentan’ en el escenario por la conquista de Aínsa. Además de Luis Lascorz, padre, y Luis, hijo, también participan en esta fiesta dos hijos más de Luis Lascorz (padre), Pedro y Javier, y varios nietos,:Germán y Pablo; todos con papeles, pero la lista de familiares prosigue entre los figurantes. Repartidos en los dos bandos, al final de La Morisma todos sellan la paz.