José Ramón Ceresuela. Foto: SobrarbeDigital.
  • CHA constata que los principios de la “nueva cultura del agua” no han llegado al nuevo Gobierno de España.

Esta semana, concretamente el pasado miércoles, 30 de diciembre de 2020, tuvo lugar una reunión del Consejo del Agua de la Demarcación Hidrográfica del Ebro. Uno de los puntos incluidos en el orden del día era el “Informe sobre el esquema de temas importantes de la demarcación hidrográfica del Ebro”.

En este sentido, José Ramón Ceresuela, en su condición de vocal de CHA en este Consejo, votó contra esta propuesta presentada por parte del Gobierno porque mantiene “una línea continuista con las llevadas a cabo hasta ahora en la Cuenca del Ebro”.

En este sentido Ceresuela lamenta que se constata nuevamente que las políticas del agua siguen sin dar el paso decisivo hacia el cambio que se necesita en Aragón y en toda la cuenca: “Seguimos empantanados en grandes proyectos que son un despilfarro absoluto de dinero público como el recrecimiento de Yesa”.

Hay que recordar que ésta sigue siendo la mayor inversión planteada en los Presupuestos del Estado para Aragón, mientras que, por ejemplo, se demoran en el tiempo las inversiones necesarias para que se actué en todos los planes de restitución pendientes en Aragón, como es el caso de Almudévar, Montearagón y se constata la falta de apoyo decidido, por parte del Gobierno de España, a los planes de recuperación de zonas tan emblemáticas como Jánovas y el valle del Ara.

Río Ara a su paso por Jánovas el pasado diciembre 2020. Foto: SobrarbeDigital.

“Sin olvidar que Biscarrués y su entorno han sufrido durante décadas la amenaza de un pantano con lo que supone de hipoteca para su futuro, sin que hasta la fecha esté sobre la mesa los necesarios y merecidos planes de compensación”, añade el vocal de CHA en el Consejo del Agua.

CHA trasladó también, en esta reunión, la necesidad de conseguir la restitución económica, medioambiental y socialmente de los municipios afectados por la ubicación en sus territorios de obras e instalaciones de aprovechamientos hidroeléctricos. El objetivo de que los rendimientos que obtenga el organismo de cuenca, procedentes de la explotación de los mismos (previa extinción o no de derechos concesionales de terceros) o de las reservas de energía, se destinen a los municipios que han estado soportando la servidumbre de estas centrales.

José Ramón Ceresuela: “Seguiremos insistiendo, ante el Gobierno de España, en la necesidad de conseguir otras políticas diferentes en materia de agua para ir dando cumplimiento a las demandas territoriales aragonesas. Creemos que ya es el momento de atender a todos estos requerimientos”.