Foto: PSOE.

El líder del PSOE aragonés, Javier Lambán, asegura que cada vez tiene más claro que existe “un pacto implícito, una connivencia, una complicidad entre el Partido Popular y Podemos”, con el fin de “invalidar” al PSOE.

Así lo ha manifestado a preguntas sobre futuros pactos, cuestión que a su juicio marcará la próxima legislatura tras las elecciones autonómicas y municipales. No obstante, Lambán ha asegurado a su electorado que aunque Aragón necesita un cambio de rumbo profundo pero seguro, sin aventuras, quien vote al PSOE tendrá la seguridad de no gobernará al precio de desnaturalizar su proyecto político “y no vamos a gobernar a cualquier precio. No habrá coaliciones del PSOE con el PP pero tampoco habrá frentes populares contra nadie. O dirigiremos un Gobierno o estaremos en la oposición”, ha afirmado contundente, por lo que ha dejado la pregunta en el tejado de Podemos: “Ellos tendrán que responder a preguntas como quiénes son, qué quieren y, sobre todo, si quieren que haya un cambio político, encabezado por el PSOE, o prefieren que siga gobernando la derecha”.

Lambán ha realizado un balance sobre el final de la legislatura, determinado por el crecimiento de las desigualdades sociales, lo que a su juicio es “inaceptable moralmente y un elemento corrosivo ineficiente desde el punto de vista económico” y cree que hay dos puertas por las que salir de la crisis: la del PP, que es estrecha y no cabe la mayoría de la gente, y la que propone el PSOE, dando entrada a mayores cotas de igualdad de oportunidades y de equilibrio social. Para ello, hacen faltan tres requisitos: que el PSOE tenga la responsabilidad de encabezar el próximo gobierno en Aragón (cuestión sobre la que muestra su total convicción de que así será); que sea el tiempo de los grandes pactos políticos y sociales y, por último, que la sociedad civil adquiera un protagonismo primordial.

También ha alertado sobre el ruido “ensordecedor de la trompetería del PP que en las próximas fechas repetirán machaconamente tres argumentos”: que hemos salido de la crisis, “lo que puede aplicarse a la macroeconomía pero no a la de la gente normal”; que representan la regeneración democrática, “cuando lejos de regenerar, degeneran, al tiempo que han rechazado todo tipo de propuestas de la oposición en esta línea” y, en tercer lugar, en cargar contra Podemos y sugerir que habrá una gran coalición entre el PSOE –PP.

Sobre esta última cuestión giran tanto el PP como Podemos en su estrategia “de invalidar al PSOE”, que “recuerdan viajas complicidades, sibilinas sugerencias sobre posibles pactos, que solo les interesa a ellos como estrategia electoral” pero que en ningún caso responde a la realidad.

Javier Lambán ha asegurado que, frente a esa estrategia, el PSOE tratará de impulsar un cambio de rumbo pero seguro, sin aventuras, y ha mostrado distancias entre el “nocivo” inmovilismo del PP y el rupturismo político de Podemos, a través de propuestas audaces que pasan por la reforma de la Constitución, de la Administración local y autonómica, de los sistemas electorales y del propio funcionamiento de las Cortes de Aragón y de una nueva política que enmiende todos los errores cometidos, apoyada en una regeneración política profunda, con mayor ejemplaridad, control y transparencia.