Foto: imagen de la reunión.

Las respectivas entidades en una nota de prensa han explicado lo siguiente:

Sociedat de Lingüística Aragonesa y Estudio de Filología Aragonesa.

Este sábado, a las 11 horas tenía lugar un encuentro en Graus en el Espacio Pirineos entre las asociaciones Sociedat de Lingüística Aragonesa y Estudio de Filología Aragonesa, con la finalidad de entablar un proceso de diálogo y debate para iniciar a partir de ahora un camino de trabajo conjunto en torno al aragonés, dado que ambas asociaciones comparte un mismo análisis de la situación de la lengua y la voluntad de trabajar en común.

Al encuentro han asistido 10 personas en representación de ambas entidades, entre ellas escritores, investigadores y hablantes nativos del aragonés de la zona. En la reunión han hecho un análisis de las situación del aragonés y repaso de los proyectos que realizan así como las perspectivas de iniciar un proceso de cooperación y colaboración para trabajar de forma conjunta y coordinada a partir de ahora.

Fruto de la reunión se he redactado el comunicado que se adjunta y se ha creado una comisión de trabajo permanente integrada por tres personas de cada asociación, para dar continuidad al trabajo coordinado entre ambas asociaciones. A continuación los asistentes han asistido a una comida de confraternización en un restaurante de Graus.

Comunicado conjunto de las asociaciones:

Reunidos en Graus el 27 de junio de 2015 las asociaciones Sociedat de Lingüística Aragonesa y Estudio de Filología Aragonesa, declaramos que el aragonés necesita con urgencia una política de planificación lingüística enfocada de forma prioritaria hacia las zonas de uso donde todavía pervive.

Ambas asociaciones declaramos una voluntad común de trabajar conjuntamente en esa dirección; labor a la que llamamos a otras entidades, agentes sociales y personas. Pensamos que es necesario superar modelos artificiosos de lengua y grafías que se alejan del espacio románico al que pertenece nuestro idioma.

Reconocemos la existencia de una visión plural de la lengua y de los procesos de codificación, pero ello no debe obstaculizar la pervivencia del aragonés ni ser excusa permanente para la confrontación.

El patrimonio lingüístico constituye una riqueza cultural para todos, por lo que solicitamos al Gobierno de Aragón que se va a constituir en las próximas fechas que adopte las medidas necesarias y que tenga en cuenta la urgencia histórica, a fin de garantizar que no se rompa la transmisión generacional del idioma.

Para ello resulta de evidente necesidad la celebración de actos culturales con el protagonismo del idioma, la redacción de una ley de lenguas y la institucionalización de una autoridad lingüística para el aragonés.