Foto: Bergua y Ruiz de Eguilaz, en la plaza Mayor de Aínsa, este marzo. SobrarbeDigital.

La Asociación Empresarial Turística del Sobrarbe (AETS) tiene dos importantes citas, lo que demuestra, una vez más, la importancia de una asociación fuerte y unida que defiende los intereses generales de la comarca en general y de los empresarios en particular, manifiesta José Luis Bergua, presidente de la AETS.

La primera de ellas es una reunión en Madrid este jueves, 9 de abril, junto a varias asociaciones empresariales del Pirineo aragonés, con la directora general del Agua, Liana Ardiles.

Esta reunión se convoca en respuesta a la carta que enviaron en su día a la Ministra de Agricultura, en referencia a la restitución económica y social que, por ley, corresponde a las zonas afectadas y maltratadas por las grandes infraestructuras hidráulicas, debido a su caducidad, en algunos casos, y a la energía reservada en otros.

Las grandes infraestructuras hidráulicas han conseguido crear mucha riqueza en el resto del territorio español y en grandes empresas eléctricas, pero, a los territorios afectados, principalmente nos han traído despoblación y pobreza. La carta se envió a la ministra en colaboración y apoyo a las reivindicaciones de ADELPA, señala José Luis Bergua.

Por otro lado, han sido invitados a comparecer en el Senado, el lunes día 13, en una comisión especial de estudio sobre las medidas a desarrollar para evitar la despoblación de las zonas de montaña.

Bergua señala que “se nos quiere oír por ser una asociación empresarial de una de las comarcas más despobladas de España”. Sobrarbe tan solo cuenta con 3,5 habitantes por kilómetro cuadrado, y que la provincia de Huesca, principalmente sus montañas, son el lugar de España donde más pueblos abandonados existen (cerca de unos 300 núcleos).

Para la AETS,  la medida más eficaz para fijar y aumentar población no es otra que la de crear trabajo, y esto principalmente “lo debemos hacer los empresarios, por lo que si no hay un apoyo real al sector empresarial de las montañas, será imposible asentar y aumentar la población”.

“Queremos convencerles de que, si no hay una ayuda real a los habitantes en general y a las empresas y autónomos en particular en las zonas despobladas, en pocos años, muchos pequeños pueblos de nuestra comarca estarán condenados a ser simplemente pueblos vacacionales, en el mejor de los casos”, argumenta el presidente de la AETS.