Momento de la reunión de la Comisión de Despoblación. Foto: DPH.

El presidente de la Diputación Provincial de Huesca (DPH), Miguel Gracia ha participado en la reunión de la Comisión de Despoblación de la Federación Española de Municipios y Provincias, en la que se ha abordado la situación y futuro del medio rural tras la crisis del coronavirus.

A este respecto, Miguel Gracia ha incidido en la necesidad de llevar a cabo un trabajo unánime y coordinado entre la FEMP, la Comisión de Diputaciones de esta entidad, la Fundación Desarrollo y Gobierno Local, EsMontañas y la Asociación de Municipios con Embalses, porque a su juicio “solo desde esa coordinación podemos ejercer más fuerza de cara a las decisiones que se han de tomar en los próximos meses y en las que el medio rural debe ser tenido en cuenta”.

Miguel Gracia acompañado de ganaderos en la suelta de ganado en Ordesa en 2018. Foto: SobrarbeDigital.

Así mismo, ha señalado que “en un momento de tensión económica, en el que habrá que adaptar presupuestos a la actualidad, es imprescindible avanzar en tres elementos: el estatuto del pequeño municipio, la necesidad de que cualquier norma o legislación de nuevo desarrollo cuente con un informe demográfico en el que se tengan en cuenta las diferentes realidades entre mundo urbano y mundo rural, y continuar visibilizando, a través de la comunicación, la situación y características del medio rural para que tanto la sociedad (ámbitos urbanos) como algunos sectores políticos, sociales y económicos lo comprendan y lo apoyen”.

Así mismo, se ha emplazado a que los componentes de la comisión presenten durante los próximos días aportaciones al documento de trabajo sobre el reto demográfico y que podrán ser incluídas en el mismo.

La Comisión de Despoblación de la FEMP está presidida por Paco Boya, Síndico del Valle de Arán, y la vicepresidenta es Raquel Clepente, alcaldesa del municipio turolense de Celadas.