Diecisiete nabateros y una mujer repartidos en tres embarcaciones han surcado las aguas cristalinas del río Cinca entre Laspuña y Aínsa este domingo 20 de mayo.

«Buen descenso, sin problemas, rápido y limpio», así lo han manifestado desde la Asociación de Nabateros del Sobrarbe.

Un año más se ha celebrado la gran fiesta del descenso de nabatas por el río Cinca. Numeroso público ha presenciado el recorrido de estas tres naves artesanales.

Las nabatas salieron de la playa del puente de Laspuña hasta Aínsa. La primera ha llegado a las 12:12 horas; la segunda a las 12:20 y la tercera a las 12:45 horas.

Se trata ya del XXXIV Descenso de Nabatas por el río Cinca. Un año más se rinde homenaje a los valientes nabateros de oficio que se jugaban la vida para garantizar la supervivencia de sus familias, estos nabateros fueron verdaderos expertos porque sabían leer el río y sus corrientes, ello les permitía bajar los troncos de los bosques hasta los llanos para trabajar la madera cada mes de mayo por el río Cinca.