Imagen del encuentro. Foto: DGA.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona, se ha referido a la necesidad de buscar cambios profundos en las políticas públicas en materia de gestión forestal y medio natural.

Para Olona “hay que ser capaces de buscar nuevas fórmulas y soluciones para el contexto actual en beneficio del territorio y esta mesa debe servir de valoración crítica -de lo que se está haciendo bien y mal- para contribuir a reorientar las políticas públicas”.

El consejero Joaquín Olona y la directora general de Cambio Climático y Educación Ambiental, Marta de Santos, han asistido a la Mesa Pirenaica convocada por ADELPA (Asociación de Entidades Locales del Pirineo Aragonés), que ha tenido lugar esta mañana en una de las salas del Palacio de Congresos de Boltaña.

En opinión de Olona la inacción no puede ser la tónica dominante en la gestión de los montes. “El no hacer nada, atendiendo solo a criterios conservacionistas, o el actuar de una determinada manera porque siempre se ha hecho así, es un error que no conduce a nada”.

Asimismo, el consejero ha señalado que “es imposible abordar la prevención de incendios forestales únicamente desde el presupuesto público consistente en desbrozar hectáreas”. La superficie forestal en Aragón es de 2,6 millones de hectáreas, lo que representa el 54,7% del total de la superficie de la región y anualmente se actúa sobre unas 5.000 hectáreas.

“Nunca habría suficiente presupuesto público para actuar sobre toda la superficie forestal, por lo que se hace necesario apostar por una selvicultura productiva con un aprovechamiento económico sostenible”, considera el consejero Olona.

En relación a la necesidad de la supervivencia de la ganadería extensiva, el consejero ha recordado el papel fundamental que juega la PAC y la importancia de la eliminación de los derechos históricos. “En Aragón la ganadería extensiva percibe ayudas por valor de 109 millones de euros, no puede ser que muchos de los beneficiaros no tengan ganado, es por ello que se hace necesaria una redistribución de los fondos para que la ganadería extensiva siga contribuyendo al medio ambiente”.

El consejero ha valorado positivamente el carácter reivindicativo de la mesa y ha expresado que el papel del Gobierno de Aragón debe ser el de receptor de las propuestas que de ella salgan y que confía sean útiles para el territorio.