Foto: Paco G Barbero.

“La maestría del trombón y una maquinaria que roza la perfección”. Son innumerables los artistas extranjeros que han incluido el trombón de Norman Hogue en sus CDs; en España sería más fácil nombrar a los grandes artistas que no han contado con este gran músico neoyorkino.

Desde los primeros compases de “Slide Slid ” al “Blues March”, más de hora y media de buena música, entre el blues y el jazz, en un concierto bien hilvanado y con unos arreglos muy personales. Los aplausos del público, en agradecimiento de “solos” y al final de los temas, fueron la mejor crítica al concierto de Norman y la IBM.

Las presentaciones de Norman estuvieron muy en la línea de los grandes “cómicos” del jazz como Slim Gaillard, del cual interpretaron el famoso “Flat Foot Floogie”.

“Dead Cat Blues”, con un tratamiento que rozaba el intimismo, sirvió de contrapunto a un concierto que casi invitaba a bailar con temas como “Lost Mind”, “Lonely at the top” o el ya mencionado “Blues March” de Beny Golson.

Gracias a Norman Hogue y a la IBM: Diego Ébeler, piano; Emmet Crowley, guitarra; Francisco “Loke”, contrabajo y David Fernández, batería por hacernos disfrutar de un gran concierto en el marco del Pirineos Jazz Festival.

Norman recordó que hace 18 años ya estuvo tocando en Morillo de Tou, gracias al club “Jazztamos en Sobrarbe”; no pasarán otros 18 años para que estos grandes músicos vuelvan a actuar en el pueblo recuperado.

La función, de esta noche de sábado será precisamente en homenaje al club de jazz sobrarbense. Con una jam session como gran fiesta del jazz, “Jamstamos en Sobrarbe” va a reunir un nutrido grupo de grandes músicos que abrirán la noche, para que después se puedan incorporar músicos locales y visitantes del Pirineo.

El Pirineos Jazz Festival cerrará mañana domingo a las 20 horas, con un “Concierto Didáctico” especialmente dirigido a familias. Pequeños y mayores podrán disfrutar de un espectáculo “interactivo” que ha recorrido toda España en los últimos diez años.