Efectivos del INFOAR trabajando en el incendio de Añón de Moncayo. Fuente: DGA.
  • “El personal del INFOAR ha hecho un gran trabajo en el verano más caluroso jamás registrado desde 1880”.

El director general de Medio Natural y Gestión Forestal, Diego Bayona, ha presentado este jueves, 20 de octubre, en la base helitransportada de Ejea de los Caballeros los datos del balance final de la campaña de incendios forestales para 2022. Un año que, según Bayona, “ha puesto a prueba la profesionalidad de un operativo del que los aragoneses podemos sentirnos muy orgullosos”. Durante la exposición de los datos, le ha acompañado el jefe de servicio de Gestión de los Incendios Forestales y Coordinación, Jorge Crespo.

Presentación del balance de final de campaña de incendios forestales 2022. Fuente: DGA.

El déficit de precipitaciones y las altas temperaturas registradas durante los meses de mayo y junio en casi todo Aragón propiciaron un inicio de campaña “mucho peor” que el de años precedentes. Tanto es así que, como ha subrayado Bayona, “el personal del INFOAR ha hecho un gran trabajo en el que, según el servicio de cambio climático de la Unión Europea, Copernicus, se ha definido como el verano más caluroso jamás registrado desde 1880”.

Diego Bayona en la presentación del balance de final de campaña de incendios forestales 2022. Fuente: DGA.

Concretamente, Aragón ha registrado un verano con una muy notable persistencia de altas temperaturas. Las mínimas también han sido elevadas, con días en los que estas no han bajado de los 20° en el valle del Ebro y zona adyacentes durante más de 50 días seguidos. En cuanto a las precipitaciones, ha sido un verano seco en general, muy por debajo de los valores habituales.

Estos valores climáticos han hecho que los niveles de alerta por incendio forestal se hayan mantenido, en general, por encima de los valores medios durante la mayor parte de la campaña. De hecho, estadísticamente, todos los Grandes Incendios Forestales (GIF) de Aragón producidos durante el verano, lo que supone más del 90% de la superficie quemada este año, se han desarrollado en alertas en naranja o rojo del boletín de nivel de alerta que publica diariamente la Dirección de Medio Natural y Gestión Forestal del Gobierno de Aragón.

Precisamente, este índice se mantuvo muy por encima del valor medio durante el periodo 2014-2021, destacándose esta circunstancia en 4 periodos principalmente, del 10 al 25 de junio, cuando se produjeron los grandes incendios de Nonaspe y Castejón de Tornos, del 10 al 28 de julio, fechas en las que se produjo el incendio forestal de Ateca, del 1 al 24 de agosto, coincidiendo con el incendio de Añón del Moncayo y del 3 al 12 de septiembre, sin incendios de relevancia.

Balance provisional estadístico de incendios

De esta manera, en el periodo que va del 1 de enero al 30 de septiembre de 2022 se han registrado 472 incendios, cifra notablemente superior a la media histórica. Entre estos, el 71% han sido conatos, un porcentaje inferior a la media histórica que significa que, este año, más conatos de los habituales han evolucionado a incendios de más de una hectárea.

El total de hectáreas forestales calcinadas durante este verano ha sido 20.236,97 ha (datos provisionales), una cifra muy superior a la media histórica de 2.987,84 ha, a causa de los cuatro Grandes Incendios Forestales (GIF) que se han sufrido en Aragón. El mayor de ellos, el de Ateca, calcinó más de 11.000 ha de superficie forestal.

En cuanto a las causas, se ha detectado que han disminuido notablemente los incendios producidos por accidentes o negligencias, mientras que han aumentado los incendios intencionados, con un porcentaje del 19,7% este año, frente a la media histórica de 15,5%. Por ello, desde la Dirección General de Medio Natural y Gestión Forestal se insiste en extremar las precauciones, ya que “el fuego no perdona”.