Imagen actual de los trabajos.

Esta semana han arrancado los trabajos de reparación necesarios para retomar la explotación de la central de Barrosa, en el término municipal de Bielsa que gestiona la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE).

La intervención tiene por objetivo reponer la tubería y otros elementos que fueron afectados por el desprendimiento de una roca, debido a las precipitaciones en la zona, el pasado 8 de noviembre.

A lo largo de este mes se han estado estudiando las distintas actuaciones y las alternativas de intervención. Los trabajos se cubrirán por el seguro de la propia central al tratarse de una afección accidental.

Imagen del pasado 8 de noviembre.

El desprendimiento afectó a la tubería principal de derivación, donde al golpear la roca se produjo una hendidura que provocó la filtración de agua y otras dos zonas de abolladura. Además, se vio dañado uno de los apoyos de obra de hormigón de las tuberías y una pasarela peatonal que cruza el río Barrosa.

Los primeros trabajos que ya están en marcha son los de la reparación del apoyo de hormigón y el desescombro de los restos de la roca. Por su parte, se están ya construyendo las piezas para reparar la grieta en la tubería y la parte afectada de la pasarela.

Otra de las imágenes de lo sucedido el pasado 8 de noviembre.

Por último, de forma paralela, se está realizando un estudio detallado del estado de la tubería y resto de piezas para detectar otras posibles afecciones colaterales.

Se trata de una intervención compleja por cuestiones de accesibilidad de la infraestructura y también porque dependerá de la evolución de la meteorología. La finalización de la obra dependerá, además, del estudio en detalle y de la posible definición de otras tareas complementarias.

La CHE gestiona esta central desde diciembre de 2016 una vez ha finalizado el plazo de la concesión hidroeléctrica a una empresa privada y resuelto el trámite de reversión marcado por el Reglamento del Dominio Público Hidráulico.