Es el último río salvaje del Pirineo aragonés. Son 70 kilómetros de longitud llenos de pura naturaleza salvaje.

Precioso el río Ara, sin duda, recorre paisajes fabulosos del Sobrarbe.
En este caso, a su paso por Jánovas.