Vecinos observando uno de los proyectos este domingo. Foto: SobrarbeDigital.
  • El Castillo de Aínsa. Lugar de encuentros, ferias y conciertos, foco de miradas curiosas que visitan el pueblo, acceso principal al casco antiguo de la villa medieval. El emblema de la localidad es todo un reclamo, y ahora el Ayuntamiento se pregunta si no sería posible sacar adelante un proyecto que diera vida al último rincón del Castillo que queda sin restaurar.

Se trata de la torre noroeste del Castillo medieval de Aínsa, de la que actualmente se observa tan solo el testimonio de su ruina. El resto de las torres cobraron vida hace tiempo y albergan en estos momentos a la Oficina de Turismo Comarcal, al Eco Museo de la Fauna Pirenaica regentado por la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos y al espacio del Geoparque de Sobrarbe.

En el rincón derruido cobra fuerza la idea de levantar un Palacio de Congresos y Convenciones, en el Castillo de Aínsa, que podría ser, a su vez, un espacio multiusos a disposición de colectivos y organizaciones locales.

La motivación por el posible proyecto creció cuando a principios de año se decidió convocar un concurso para recoger diseños de profesionales, y es ahora cuando las vecinas y los vecinos del lugar pueden conocerlos y votar por el que más les convenza.

La convocatoria se hizo pública a través de medios de comunicación, prensa especializada y universidades antes del confinamiento del mes de marzo. En total, respondieron a la llamada 50 participantes de los que finalmente han presentado su trabajo quince, procedentes de toda España. Aspiran a tres premios, el primero dotado con una cantidad de 3.500 euros, el segundo con 2.500 euros y el tercero consiste en una mención.

¿Cómo se decidirá el proyecto ganador?
Las candidaturas anónimas están expuestas en el recientemente estrenado Centro Cultural, junto a la biblioteca Municipal de Aínsa, en horario de 18 a 20 en días laborables y de 11 a 13 y de 18 a 20 los fines de semana y festivos.

La exposición es pública desde el pasado 19 de noviembre y permanecerá abierta hasta el 6 de diciembre.

Allí mismo, todos los empadronados en el municipio de Aínsa-Sobrarbe podrán depositar su voto en una urna colocada para tal fin. En la papeleta se indicará nombre y apellidos y el código de hasta tres proyectos si así se desea. De ellos dependerá el 25% del resultado final, pues también se quiere conocer la opinión del foro de empresarios, cuyo voto valdrá otro 25%. El 50% correrá a cargo de un comité técnico cualificado que valorará las propuestas una vez haya terminado el periodo de votación popular.

Los ganadores se conocerán el próximo 18 de diciembre. A partir de ahí se estudiará la viabilidad del proyecto que podría hacer posible un Palacio de Congresos en Aínsa, un nuevo atractivo para el pueblo del que de momento solo están puestos los cimientos de la ilusión.