Imagen del Salto de Bierge.

Bañarse en una piscina natural o en una poza del Pirineo aragonés, no tiene nada que ver con hacerlo en cualquier otro sitio. Se trata de agua fresca y habitualmente se disfruta en medio de paisajes espectaculares, y no muy masificados. Sin olvidarte de comer en Canfranc para degustar la gastronomía aragonesa.

El Pirineo Aragonés cuenta con muchos sitios privilegiados para este tipo de diversión acuática, desde las pozas de Belsué al lado de Nuevo a las gorgas de Puértolas en Cinca, o el magnífico Salto de Alcanadre, situado en Bierge.

Todos estos enclaves de ensueño con aguas cristalinas están perfectamente adaptados para todos los públicos y muy cerca de hoteles con gran atractivo e ideales para familias con hijos, como los hoteles ubicados en Jaca (Huesca).

Por ser entornos naturales, es importante llevar calzado de río tipo escarpines para evitar los desniveles y cortes. A continuación, te mostramos una selección de piscinas naturales y pozas, perfectas para aquellos que huyen de la ciudad este verano buscando un remojo tranquilo, lejos del mar y rodeado de naturaleza.

El Salto de Alcanadre

El Salto de Alcanadre, situado en Bierge es una de las zonas de baño más populares de Aragón donde podrás disfrutar de aguas cristalinas con unas vistas inmejorables. Un enclave natural conocido por los saltos que realizaban los visitantes desde lo alto de la presa del Salto y que ahora están prohibidos. También, se ha convertido en un ejemplo de zona de baño controlada, sin masificación.

Este lugar idílico, ubicado en el Parque Natural de Sierra y Cañones de Guara ha ganado en calidad, ya que se ha convertido en una zona de baño controlada, sin masificación. Este año, el precio de acceso es de 3 €/persona y día, estando exentos de pago los niños menores de 6 años.

El Salto de Pozán

El Salto de Pozán de Vero es una cascada de agua situada en el río Vero formada tras la construcción de un antiguo azud. A los pies de esta cascada, se ha formado una poza que es frecuentada como zona de baño.

La Gorga de Boltaña

La Gorga de Boltaña es una poza natural del río Ara, ubicada debajo del puente de acceso a la localidad. Una zona de baño de aguas cristalinas, muy amplia y bastante plana para poder colocar la toalla y disfrutar del placer de un baño refrescante. Sin duda, la poza con las aguas más cristalinas y puras de toda la geografía española.

La Cascada de Orós Bajo

La Cascada de Orós Bajo se encuentra escondida entre las paredes profundas del barranco de Os Lucás, un paraíso esculpido durante siglos por la acción del agua. Al llegar, cae una cascada formando una pequeña piscina natural de agua cristalina, un lugar perfecto para refrescarte los días calurosos de verano o simplemente disfrutar de la magia de la naturaleza.

Las Gorgas de Puértolas

Las Gorgas de Puértolas son siete lugares de baño situados en el Cinca, entre los puntos kilométricos 59 y 63 de la carretera A-138. El acceso está acondicionado y señalizado con paneles informativos. En este río, aguas abajo, se celebra anualmente el descenso de las nabatas con salida desde el puente de Laspuña y llegada en Aínsa. Otro motivo más para acercarte a sus orillas.

La Cascada del Confesionario

Idílicas badinas de color esmeralda como las Pozas de San Martín o la del Chinchiringoy y sorprendentes cascadas como la del Confesionario también conocida coloquialmente como el ‘Coñoelmundo’.

Las Pozas de Belsué

Las Pozas de Belsué situadas en el río Flumen, cerca de Nueno. Se trata de un sitio privilegiado, con aguas cristalinas, perfecto para ir en familia o con amigos. El acceso es muy fácil, casi a pie de carretera, con una gran arboleda para comer y sestear. Hay pozas grandes,  pequeñas,  en las que tirarte de cabeza o hacer volteretas.

Las Pozas del Aragón Subordán

Junto a la Selva de Oza, en Hecho, cualquier punto es bueno para tomar un baño en verano, no solo por las piscinas producidas por el río, sino por el marco incomparable de la montaña del Castillo de Acher. Todo es perfecto, empezando por la temperatura del agua y el paisaje.