Fotos: SobrarbeDigital.

A las 23:25 horas del sábado, se subió al escenario principal del Castillo de Aínsa el cantautor Albert Pla. El artista presentó su último trabajo “A pleno pulmón”, estuvo en su línea y seguramente no defraudó a sus incondicionales fans. Y, como todo artista que se aprecie el show arrancó con 25 minutos de retraso.

Una vez finalizó el concierto de Albert Pla, tomó las riendas el peculiar DJ Pendejo que alargó la noche con sonidos y ritmos que fueron desde la música negra como el breakbeat, el jungle o el drum’n’bass y desembocando en estilos musicales como el ragga-jungle, broken beats y otras experimentaciones. 

AUDIO: el Festival transcurre con toda normalidad nos cuenta el alcalde de Aínsa, Enrique Pueyo. También incide en el gran trabajo que realizan estos días los trabajadores de la Brigada Municipal del Ayuntamiento.

Aunque la jornada del Festival Castillo de Aínsa ya se inició por la mañana en la Sala Diputación de la mano de Carambola, un proyecto aragonés nacido como cine itinerante, con la idea de difundir este arte de animación de carácter independiente pensado para que los más pequeños y poder disfrutar de contenidos alejados de los circuitos comerciales de cine.

En la plaza Santo Domingo la compañía murciana Chan Chan Teatro mostró “El baúl de los cuentos”, un espectáculo de títeres, cuentos y música en directo dirigido al público infantil y familiar. Por la tarde, en la plaza Mayor de Aínsa actuó Decúbito Supino con su “Troupe de Circo”; un divertido grupo de artistas de circo. La programación del Festival continuó en el Patio del Museo con la compañía catalana de títeres La Baldufa con su “Lío en la granja”, una sátira en forma de fábula que habló de los conflictos actuales de nuestra sociedad contados con muy buen humor.

De nuevo en la plaza Santo Domingo fue el marco elegido para que la formación soriana especialista  en música folk Atalaya Soria deleitara al público con su música. El Festival Castillo de Aínsa finaliza este domingo 17 de julio.