Foto: DGA.

Las condiciones climatológicas no son las mejores para la evitación y extinción de incendios forestales en estos días del año. Las temperaturas han sido altas durante varias semanas seguidas para esta época del año, no ha llovido en los últimos días y la humedad relativa es muy baja, con fuerte viento, circunstancias que se traducen en un incremento del riesgo de incendios según informa el Gobierno de Aragón.

La prealerta de incendio publicada, este jueves, por la Dirección General de Gestión Forestal es “Roja” en amplias zonas de Aragón y el índice de uso del fuego también es “Rojo” en todo Aragón por lo que las condiciones son de riesgo para incendios forestales y, por tanto, desfavorables para el uso del fuego y en concreto quemas agrícolas, labor que ya puede llevarse a cabo desde el pasado 15 de octubre con la correspodneinte autorización.

Los factores que intervienen en el este riesgo son:

– Por un lado, la sequedad del combustible fino muerto, es decir, del  pasto, acículas y hojarasca así como ramas finas de matorral y arbolado  muertas  que se debe a la ausencia de precipitación en esos días,  la  temperatura elevada o a una humedad relativa baja.

– Por otro lado, una sequedad del combustible muerto más grueso, como  ramas más gruesas de arbolado y matorral que se debe a una ausencia  prolongada de precipitación (una sequía de varias semanas).

– Por último, pero como factor fundamental, el viento que, cuando supera  un cierta velocidad, hace poco aconsejable el uso del fuego por su  facilidad para escapar al control de la quema por la velocidad de propagación que imprime.