Foto: DGA.

En Aragón el horario lectivo se concentrará el próximo curso en horario solo de mañana, entre las 9.00 y las 14.00 horas, para evitar el riesgo que puede producir un elevado tránsito del alumnado.

“El comedor se preservará porque es un servicio fundamental y una medida de cohesión”, ha confirmado el consejero de Educación, Felipe Faci

El consejero de Educación, Cultura y Deporte, Felipe Faci, ha avanzado esta mañana esta medida, que será transitoria y durará mientras se mantenga la crisis sanitaria, y que se ha tomado después de consultar con la comunidad educativa y tras la reunión mantenida con el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, y la consejera de Sanidad, Sira Repollés, el pasado martes.

“Estamos estudiando todos los escenarios –ha manifestado- y hemos considerado mejor que se produzcan las menos entradas y salidas posibles en un centro educativo”, ha declarado. Esta medida estaba contemplada en el escenario 2 del plan de contingencia presentado a finales del pasado mes de junio, como una posibilidad para rebajar la presencia de estudiantes, docentes y personal de administración y servicios en los colegios e institutos de la Comunidad.

Según ha explicado el consejero Felipe Faci, esto no tendrá afecciones en el servicio de comedor, que se seguirá garantizando. “El comedor se preservará porque es un servicio fundamental y una medida de cohesión”, ha declarado.

Felipe Faci se pronucnia sobre el comedor escolar.

Asimismo, ha recordado que el plan de contingencia ya incluía la posibilidad de poder organizar el comedor en otros espacios del centro, incluso en el aula, si no se pueden cumplir medidas de distancia para evitar contactos y con la preceptiva autorización de Sanidad. “Toda decisión que adoptamos –ha matizado el consejero- se toma teniendo en cuenta la situación actual y se basa en la protección de la salud”.

Todas estas medidas han sido abordadas en los pasados días con distintos representantes del sector educativo, y hoy se han tratado en un encuentro que han mantenido el presidente de Aragón, Javier Lambán, y el consejero de Educación, Cultura y Deporte, Felipe Faci, con Jesús Garcés, presidente del Consejo Escolar de Aragón, que es el máximo órgano de participación de la comunidad educativa.

En este organismo están representados el profesorado de enseñanza pública y privada concertada; los padres y madres del alumnado de Aragón; el propio alumnado; el personal de administración y servicios; los centros privados; los sindicatos; las organizaciones empresariales; la Universidad de Zaragoza; la Federación de Municipios, Comarcas y Provincias (FAMCP); la Administración de la Comunidad Autónoma, así como personas destacadas en el ámbito de la investigación educativa.

Posteriormente, Javier Lambán y Felipe Faci se han reunido con miembros de la patronal de la escuela concertada, con quienes también han compartido los planes del Gobierno de cara a principio de curso y han recogido sus propuestas.

Para afrontar la vuelta al cole en el presente escenario excepcional, el Departamento de Educación presentó a finales de junio tres planes específicos, que ahora se verán completados con un protocolo que se trabaja con Sanidad y que se dará a conocer la próxima semana.

El primero de ellos, el plan de contingencia, hace referencia a la organización de los centros e incluye tres posibles escenarios:

*Escenario 1 de normalidad, con medidas de seguridad
*Escenario 2 ante posibles rebrotes
*Escenario 3: confinamiento obligado por las circunstancias, en cuyo caso se volvería a la educación a distancia

Ante la situación que se da en Aragón ahora mismo, el Departamento apuesta por el momento por comenzar el curso en el escenario 2, pero con la mayor presencialidad posible, sobre todo en Infantil y Primaria, pero tomando algunas medidas específicas. Por ejemplo, se baraja una alternancia de los alumnos a partir de 3º de la ESO. Dentro de este plan, se recomienda a los centros establecer una señalización específica para evitar aglomeraciones, o tratar de escalonar entradas y salidas. Además, se pide que, en los niveles más bajos, se establezcan grupos burbuja, que no tengan relación con el resto, para minimizar el riesgo de contagios lo máximo posible.

También se dio a conocer un plan de refuerzo educativo, que hace referencia a los contenidos e incluye una serie de medidas y orientaciones que permiten garantizar la recuperación de los posibles déficit de aprendizaje del alumnado que se hayan podido producir por el cese de la actividad lectiva presencial en los centros de la Comunidad debido a la propagación del coronavirus.

Educación plantea de este modo un curso 2020-2021 que sea continuación del anterior para poder integrar por parte de los estudiantes los aprendizajes afectados por el tercer trimestre del presente curso. Asimismo, incluye orientaciones sobre cómo adaptar el currículo para adaptarlo al nuevo escenario.

El último plan dado a conocer se refiere a la digitalización, que supone una inversión de 7 millones de euros y gracias al cual los centros educativos aragoneses contarán a partir del próximo curso con 10.000 nuevos equipos informáticos, que podrán ser usados tanto en el aula como en entornos educativos no presenciales y se suman a los más de 3.000 distribuidos por el Departamento de Educación desde marzo.

Además, el plan de digitalización contempla un programa formativo específico sobre competencias digitales para el empleo de las TIC en el aula, así como de metodologías para la enseñanza en un contexto digital, y la puesta en marcha de la nueva plataforma educativa Aeducar, una plataforma propia de Aragón para unificar la comunicación con alumnado y familias y que se puede emplear con total seguridad.

Un total de 245 centros educativos de la Comunidad ya han solicitado su uso, y desde el pasado mes se están impartiendo ya cursos para profundizar en su conocimiento, por los que han pasado ya 4.000 docentes.