Joaquín Palacín, Salvador Ariste, Agustín Muñoz y José Ramón Ceresuela. Imagen facilitada por CHA.

La “caravana electoral” de Chunta Aragonesista ha recorrido Sobrarbe y Ribagorza, donde Salvador Ariste, se ha comprometido a exigir en el Congreso de los Diputados que “la redacción de las condiciones para la concesión a largo plazo de la explotación de las centrales hidroeléctricas contemplen medidas de restitución y de compensación para las zonas cedentes”.

Para el candidato nº 1 de CHA al Congreso, “mi obligación será trasladar al Gobierno de España la voz unánime de las Cortes de Aragón, que aprobaron un acuerdo para que los territorios afectados por saltos hidroeléctricos sean los primeros beneficiarios de estos aprovechamientos hidráulicos”.

Ariste ha dejado claro que “la igualdad de oportunidades entre lo rural y lo urbano pasa porque aquello que producimos en casa y no requiere transporte, como la electricidad, nos salga más barato, bastante nos cuesta desplazarnos por acceder a otros servicios públicos como hospitales y universidades”.

Palacín, Ariste, Ceresuela y Muñoz. Imagen facilitada por CHA.

CHA no va a aceptar que en las nuevas concesiones no se contemplen medidas de compensación a los municipios que soportan la servidumbre del uso del territorio y sus recursos, los tiempos del colonialismo económico promovido por el Gobierno de España deben de formar de forma inexcusable, del pasado, y es que hasta el momento el Gobierno de España no solo se opone a que los municipios puedan participar en la gestión de estas centrales, o a recibir parte de los rendimientos de la nueva explotación, ni siquiera posibilita que las gestionen las confederaciones hidrográficas, por lo que una vez más los aragoneses y aragonesas ponemos los recursos y los beneficios se van fuera, no se defiende el interés general y se cierra la puerta a la gestión pública.

Para más “inri” al pasar las centrales aunque sea temporalmente a manos del Estado los municipios dejan de percibir una parte de los impuestos que ingresaban en sus arcas, concretamente el Impuesto de Actividades Económicas (IAE), ya que las administraciones están exentas de este tributo.

“Por ello solicitaremos al Gobierno de España limitar la reversión a los elementos patrimoniales del dominio público hidráulico, correspondiendo a los ayuntamientos las instalaciones situadas en montes de utilidad pública de propiedad municipal, y que modifique la normativa del IAE para eliminar la exención en el supuesto de reversión de las centrales hidroeléctricas con el objeto de que los ingresos de las entidades locales no se vean mermados, exigiendo medidas alternativas para compensar la pérdida de ingresos que están sufriendo actualmente los ayuntamientos afectados”, ha concluido el candidato de CHA.