Foto de familia, en la plaza de la villa de Aínsa, este lunes. Sobrarbe Digital

El Plan de Depuradoras del Pirineo, se decidirá en unos diez días, bien sea para retomar las obras tal y como estaban proyectadas o para plantear una nueva modificación, según ha declarado, el presidente del Instituto Aragonés del Agua, Alfredo Cajal, en su visita a la villa de Aínsa con motivo de la inauguración de las Redes de Distribución de Agua y Saneamiento en Gerbe.

“Esta crisis económica nos está impidiendo hacer todo lo que querríamos, pero vamos a continuar trabajando en esa dinámica y mejorar todas las infraestructuras del agua que tan necesarias son en algunos sitios”, ha explicado Cajal.

El presidente del Instituto Aragonés del Agua, ha recordado el impuesto que se cobra a la sociedad por la contaminación de las aguas. No se trata de una tasa, ha dicho Cajal.

Por su parte, José Miguel Chéliz, alcalde del Ayuntamiento de Aínsa-Sobrarbe, ha resaltado la importancia de la puesta en servicio de unas obras tan básicas como el saneamiento y abastecimiento del agua en Gerbe, que se han inaugurado oficialmente este lunes.

Al acto también han asistido el responsable de la obra en Gerbe, Javier Sánchez; Ana Montero, del Instituto Aragonés del Agua y los concejales del consistorio de la villa, Manuel Vispe y Miguel Ángel García, respectivamente.

AUDIOS:

Alfredo Cajal, presidente del Instituto Aragonés del Agua

José Miguel Chéliz, alcalde del Ayuntamiento de Aínsa-Sobrarbe