Foto: imagen de la central en Lafortunada. Sobrarbe Digital.

El portavoz socialista en la Comisión de Agricultura y Medio Ambiente, Ramón Laplana, ha pedido al presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE,) Xavier de Pedro, que se siente a negociar con todos los posibles beneficiarios y llegue un acuerdo entre los afectados del Pirineo y los regantes con respecto a la energía reservada porque “es lógico que todas las partes se entiendan y que se comprenda que los perjudicados por las obras de saltos hidroeléctricos y por los embalses no deban ser discriminados”.

El PSOE, ha presentado, este martes, una pregunta al Gobierno de Aragón para conocer su postura respecto a la pretensión del presidente de la CHE de discriminar una de las partes, a los pueblos del Pirineo, en la reserva de energía que deben entregar a precio de coste a la Confederación Hidrográfica del Ebro las cuatro compañías eléctricas que explotan saltos hidráulicos en la cuenca del Ebro.

El portavoz socialista, ha indicado que “todas las partes deben entenderse porque hablando se entiende la gente y porque tanto los pueblos del Pirineo como los regantes saben que si no hay acuerdo no se podrá avanzar en un tema de sentido común”.

Laplana ha afirmado que es “lógico que los territorios más afectados del Pirineo reclamen también un porcentaje y una compensación respecto a los rendimientos derivados de la explotación directa por parte de la CHE de los saltos hidroeléctricos situados en el Pirineo y cuya concesión ha caducado como Lafortunada-Cinqueta y El Pueyo, en Panticosa”.

Además, ha pedido al presidente de la CHE que los territorios afectados por estas explotaciones formen parte también de la negociación porque incluso se puede pensar en diversas medidas extraordinarias como compensar a la gente que no puede tener calefacción en esas zonas por la crisis.

Asimismo, ha solicitado a la CHE y al Gobierno de Aragón que agilicen las iniciativas derivadas de las reserva de agua como es el caso del Proyecto de Eficiencia Energética del Sobrarbe, iniciativa aprobada por unanimidad en las Cortes de Aragón por todos los grupos, y que “llevar un gran retraso por la parálisis del Ejecutivo de Aragón”.