Foto: Ayuntamiento de Aínsa.

Artículo de opinión de Miguel Ángel García.

Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Aínsa-Sobrarbe.

Hoy finalizan nuestras Fiestas Patronales. Ha pasado ya la diversión, la ilusión, la novedad y el estrés de la organización. Llegado este momento, deseo reflexionar en voz sobre unos pequeños problemas de entendimiento que se han sucedido entre Interpeñas y el Ayuntamiento de Aínsa.

Hablo de pequeños problemas. En el fondo somos, como una pareja que no puede vivir el uno sin otro, porque queramos o no, siempre hemos tenido el mismo trabajo, la misma ilusión y buscamos idéntica meta.

En ocasiones nos sucede, lo que ocurre en todas las familias, que nos falta algo más de dialogo y comprensión por ambas partes, que no somos capaces de ponernos en la piel del “contrario”, para entender y comprender lo que hace y los motivos que le llevan a hacerlo.

En Interpeñas, con Miriam a la cabeza: Programan, planifican y hacen, muy bien por cierto, un montón de actividades para niños y mayores. El Tour del Porvenir, la comida Interpeñas,  almuerzos peñistas, bingo, pasacalles…., no sigo, porque la lista resultaría interminable.

Por el otro lado, Milagros, la nueva Concejala de Festejos, ha aterrizado y nunca mejor dicho, en toda esta vorágine, con el solo bagaje de trabajar duro y de querer hacer las cosas, de la mejor manera posible. Lleva solamente unos meses en el cargo, pero está demostrando cualidades de una veterana. Tiene unas enormes ganas de trabajar y está poniendo unas enormes ganas y  una tremenda ilusión, en todo lo que hace.

Llegados a este punto, alguno se preguntara el porqué de tanto desencuentro. Nos preguntaremos, porque en ocasiones da la impresión de que Interpeñas y el Ayuntamiento, somos “enemigos” irreconciliables. La respuesta es muy sencilla, además de porque hay algunos (nunca más de uno o dos, pero que parece que son miles, por el simple hecho de que hacen mucho ruido), que están siempre con la escopeta cargada y dispuestos a soltar la primera perdigonada a nada que la pieza se mueva, la principal causa de tantos desencuentros, es, bajo mi punto de vista como ya he señalado, una falta manifiesta de dialogo en momentos puntuales. Si en las ocasiones en las que tenemos diferentes opiniones, que por cierto, son muy pocas veces y hay que reconocer es muy sano el tenerlas, para no caer en peligrosos pensamientos únicos, todos nos ponemos las pilas y buscamos el encuentro en lugar del desencuentro, el problema se puede solucionar rápidamente sin alborotos, sin comentarios despectivos y sobre todo, pensando en cómo debemos de solucionarlos y no en como volver a disparar una escopeta caduca, que ni tiene  porvenir, ni mucho menos tiene, razón de ser.

Para próximos eventos, para las próximas fiestas, unos y otros, dejemos  trabajar a Milagros y a Mirian. Son dos mujeres adultas, mal que les pese a algunos, enamoradas del trabajo que realizan. Son dos personas que desean, les ilusiona, y curran, para alcanzar los mismos objetivos e idénticas metas. Que la gente se divierta, disfrute, aproveche las Fiestas para pasárselo bien y esos uno o dos “escopeteros” de pacotilla, dejen ya de organizar montañas de un grano de arena, porque bastantes penas tiene esta vida, como para amargarnos unas Fiestas que son de todos y para todos. Unos y otros, dejémosles trabajar a su aire, a su manera, a su estilo y veréis, veremos, como lo que sobre el papel, parecen ser  “enemigos” irreconciliables, se transforman en unos excelentes aliados, para alegría, provecho y disfrute de todos los vecinos de nuestro municipio.