La Dirección General de Promoción e Innovación Agroalimentaria del Gobierno de Aragón quiere realizar su particular homenaje del 275 aniversario del nacimiento de Goya con una evocación a la forma de comer en la época del artista, a sus costumbres, sus usos, despensa y recetario. Para ello, ha diseñado un ciclo de conferencias bajo el título “A la mesa de Francisco de Goya con los Alimentos de Aragón”.

El escenario elegido es el Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Zaragoza que, con estos coloquios, abre de nuevo este espacio al público con aforo limitado y previa inscripción online en el mail: [email protected]

Serán los días 15 de junio y 17 de junio a las 19:00 horas en formato presencial con los ajustes sanitarios establecidos.

Aragón Alimentos Nobles pretende hacer su contribución a la figura de Goya desde un aspecto muy interesante como es la despensa del pintor y sus contemporáneos. Y lo hace contando para ello con dos compañeros de viaje de excepción, la profesora de la Universidad de Zaragoza y miembro de la Academia Aragonesa de Gastronomía, Carmen Abad, y el artista oscense Pepe Cerdá.

En la celebración del aniversario del nacimiento del pintor aragonés más relevante, resulta interesante conocer algunos aspectos gastronómicos de los años en que vivió 1746-1828. Las certezas nos vienen de las cartas que dirigió su cuñado, Fray Manuel Bayeu, al amigo de Goya, Martín Zapater. Esta colección de cartas se conserva en el Museo del Prado y han sido estudiadas y publicadas por el erudito historiador del arte José Ignacio Calvo Ruata y puestas a disposición de los curiosos goyistas, en el libro de la Institución Fernando el Católico (Núm. 1763) publicado en 1996. Entre otras muchas curiosidades, en ellas figuran qué comían.

Por otra parte, está la obra menos conocida de Goya que son sus bodegones, si bien no era un género desconocido para él. Su primer acercamiento al género tuvo lugar en los cartones para tapices que apenas se distinguían de los realizados por sus colegas de la Real Fábrica y eran escenas de caza acompañadas por pequeños grupos de alimentos y utensilios que ayudaban a transmitir una atmósfera amable y desenfadada (Cherry y Luna, 2004: 112).

Después de aquello, sin embargo, Goya abandonaría el género del bodegón hasta los últimos años de su vida. Con la llegada del nuevo siglo, quedaban atrás los años plácidos y su visión vitalista de la vida y la pintura, y el panorama de una España sombría emponzoñaba la creación del genial pintor. Fue entonces cuando Goya retomó uno de los géneros pictóricos idiosincrásicos de esa España que tanto le dolía y decidió llevarlo a una dimensión apenas explorada por el bodegón español: el plano de lo violento.

La primera de las charlas será la de Carmen Abad y llevará por título “Recetas aragonesas de la época de Goya”, mientras que Pepe Cerdá, siendo uno de los pintores que más han estudiado la figura de Goya – en estos momentos tiene una exposición abierta en la Fundación Goya-, ofrecerá la segunda conferencia bajo el título “Sobre los bodegones de Goya”.

Ambos actos serán presentados por la directora general de Promoción e Innovación Agroalimentaria del Gobierno de Aragón, Carmen Urbano, y conducidos por el secretario de la Academia Aragonesa de Gastronomía, Juan Barbacil.