La Guardia Civil trasladó en helicóptero a menores hasta el polideportivo de Aínsa. Foto: SobrarbeDigital.

El titular del Juzgado de Boltaña ha imputado, por un presunto delito de homicidio imprudente, a los monitores y al grupo de Scouts Escolta Xaloc de Sabadell como entidad jurídica, al que pertenecía la menor de 15 años que en la madrugada del lunes 18 de julio fallecía en el cañón de Añisclo, tras precipitarse veinte metros en un barranco mientras realizaba una marcha nocturna.

La instrucción se encuentra en las diligencias previas y los monitores declararán en calidad de investigados. Ya lo hicieron ante la Policía Judicial de la Guardia Civil en las primeras horas tras la evacuación del cadáver de la menor y del resto del grupo.

El juez cree que hubo falta de personal titulado en alta montaña para dirigir la actividad y no se tramitaron permisos para realizar la excursión. También tiene en cuenta que la actividad, en la que participaron 24 chavales de 15 y 16 años, se realizó durante la noche. El accidente se produjo entorno a las 23:30 horas, lo que impidió que los monitores avisaran al 112.

La menor falleció por politraumatismo pasadas las tres de la madrugada en el Cañón de Añisclo, en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, tras precipitarse unos 15 metros en un barranco mientras realizaba una marcha nocturna. El equipo de rescate de la Guardia Civil no pudo acceder a la zona hasta primera hora de la mañana.

El grupo de 23 menores era trasladado en helicóptero y en coches hasta el polideportivo municipal de Aínsa, donde recibían apoyo psicológico de los servicios sociales del Gobierno de Aragón, la Comarca de Sobrarbe y Cruz Roja.