Betorz es un pueblo precioso que se ha visto alterado porque «alguien» pintaba de amarillo, simbología independentista catalana, la Cruz del Tozal de Asba.

El suceso ocurrió el sábado cuando los vecinos subieron al Tozal de Asba, municipio de Bárcabo, en Sobrarbe con motivo de la tradicional romería a la Cruz de Asba y encontraron la cruz con una pintada amarilla, además de un lazo amarillo que rápidamente retiraron.

Numerosas personas de varios pueblos de la zona han manifestado su indignación por lo ocurrido que califican de «vandálico» cometido sobre una cruz muy querida en esta Comarca.

Andrés, su padre de Betorz  y su madre de Santa María de la Nuez.

Sin embargo las ramas de buixo lograban tapar la pintada amarilla aparecida en la Cruz de Asba. Está previsto borrar la pintura amarilla lo antes posible, y que la cruz tallada en piedra calliza recupere su verdadera esencia y esplendor. 

Desde Betorz hasta la Cruz del Tozal de Asba, aproximadamente, hay unos cuatro kilómetros con un desnivel de 3%. Otro vecino de Betorz también manifestaba su «indignación y malestar», «es una falta de respeto hacía nuestra tierra, un acto fuera de lugar y sin sentido», señalaba.

Ahora la Cruz de Asba «afortunadamente» tapa el amarillo con las ramas de buixo. 

Así apareció el sábado la Cruz de  Asba