El alcalde de Boltaña, Estaún, Blasco y el alcalde de Laspuña, ante la depuradora. Fuente: Eduardo Ezequiel Moreno/DGA.

La localidad de Laspuña depura sus aguas residuales con una instalación que usa plantas flotantes, financiada gracias a las subvenciones para el ámbito pirenaico del Instituto Aragonés del Agua (IAA). Esta es una de las instalaciones que se enmarca en el Plan Pirineos de depuración, territorio que actualmente depura ya el 83% de su carga contaminante.

El consejero de Medio Ambiente y Turismo, Manuel Blasco, y el director gerente del IAA, Luis Estaún, han visitado hoy las instalaciones junto al alcalde del municipio, Antonio Castillo. “Durante esta legislatura esperamos culminar todas las actuaciones de depuración en el Pirineo”, ha indicado Blasco.

La subvención al municipio por parte del IAA (convocatoria de 2020) asciende a 617.563 euros, el 95% del coste total de la instalación. Esta se ha diseñado para el tratamiento de 119,0 metros cúbicos por día, con un caudal máximo de 357 metros cúbicos por día, y para una población de 700 habitantes equivalentes.

La tecnología elegida ha sido la extensiva, de acuerdo a las características del núcleo, con un sistema de depuración compuesto por un pretratamiento (arqueta de desbaste) un tratamiento primario (dos tanques Imhoff) y un tratamiento secundario mediante filtro de helófitas flotantes, concretamente plantas del género Typha, dispuestas en 5 canales de 102 metros de longitud y 4 metros de anchura cada uno, con una profundidad de un metro.

Visita a la depuradora de Laspuña.

Este sistema consiste en aprovechar la propiedad que tienen las plantas de transferir el oxígeno atmosférico a sus raíces, en las que existe un biofilm microbiano que degrada la materia orgánica del agua residual. Para llevar el agua residual hasta la ubicación de la EDAR ha sido preciso la construcción de dos colectores, uno de 1.596 metros de longitud y otro de 474 metros. La estación cuenta, además, con agua potable y suministro de energía eléctrica.

Esta línea de actuación del IAA para la financiación de la construcción de las pequeñas depuradoras del Pirineo, iniciada en 2019, ha supuesto que 81 localidades estén actualmente en fase de poder depurar sus aguas residuales en un horizonte de dos años, habiendo concluido ya las obras de ejecución de sus depuradoras un total de 13 localidades y estando previsto que lo hagan en los próximos meses 18 más.

Blasco también ha visitado la depuradora de El Pueyo de Araguás. Fuente: DGA.

La inversión ha sido de 23,4 millones de euros. En estos momentos están en ejecución las estaciones de Laspaúles-Suils, Puente La Reina de Jaca, Sesué, Villanova, Aísa, Bailo, Bisaurri, Biniés, Villarreal de la Canal y Majones, Cartirana, Sardas, Eriste, San Juan de Plan, Barbaruens, Seira, Sigüés, Embún y Urdués.

Actualmente, están ya concluidas o en ejecución 126 de las depuradoras previstas en el Pirineo, que permitirán depurar las aguas de 92.890 habitantes equivalentes, un 83% de la carga contaminante del pirineo. De hecho, la mayor parte de las actuaciones pendientes (193 de un total de 201, es decir, un 96%) se concentra en pequeños núcleos de menos de 70 habitantes censados, restando solamente 8 núcleos de más de 70 habitantes por depurar en el ámbito pirenaico.

Estas actuaciones podrán ser objeto de subvención en la futura convocatoria de depuración 2024, donde se se ampliarán las subvenciones al resto de las poblaciones de Aragón, con una cuantía de 6 millones de euros aportados por el IAA. Se establecerán dos líneas diferenciadas para dos ámbitos territoriales distintos: entidades locales pertenecientes a las comarcas pirenaicas (Jacetania, Alto Gállego, Sobrarbe y Ribagorza), por una cuantía de 2 millones de euros; y entidades locales del resto de Aragón, dotada con 4 millones de euros.