Foto: SobrarbeDigital.

Mauro, de la Sociedad Cazadores de Boltaña nos ha entregado una carta en la que manifiestan su descuerdo con Zona Zero.

Adjuntamos la información en fomato PDF:sociedad_cazadores_boltana

Texto íntegro:

Sociedad Cazadores Boltaña

Hemos leído en “Sobrarbe Digital” como Ángel Chéliz, uno de los fundadores de Zona Zero y empresario del sector, manifestaba “ahora, en el monte hay más colectivos”. Consideramos que nos es correcta dicha información, hay menos colectivos, hay menos gente y ha cambiado todo mucho. Antes los “montes” estaban correctamente ordenados, cuidados y existía el respeto a la propiedad, los derechos y los usos de quienes lo utilizaban de una forma armoniosa y equilibrada.

Convivían en el, el agricultor, el ganadero, el maderista, el apicultor, el cazador, el leñador, el recolector de setas…que a veces eran el mismo. Los “montes” son de dos tipos, públicos y privados. En los primeros para realizar cualquier actividad, es necesario que este regulada en un Plan de Aprovechamientos, la caza por ejemplo lo está. En los privados es necesario contar con la autorización del propietario y ejercer la actividad conforme a la normativa. 

Pero esto no se cumple. No se cuenta con la autorización de la propiedad, se limpian sus sendas o caminos, se señalizan y se utilizan sin su consentimiento. Y no nos equivoquemos, aunque un camino sea público, se puede transitar por el, pero no de cualquier forma y a cualquier velocidad, sino tal como esta previsto en la normativa, sin riesgos para el resto de usuarios y sin impedir otras actividades. De la misma forma que se puede circular por una carretera pero no ir a 200 km/h.

Para cazar debemos cumplir unos requisitos (examen, licencia, pago de tasas e impuestos, planes técnicos, regulación por Ley y Anual, pago a la propiedad, administración, gestión, seguros…) Todo esto en actividades como la bicicleta de montaña,., no sucede.

Recordar también que cualquier actividad sujeta a un Plan de Aprovechamientos de un Monte, un Plan Técnico o un Plan Anual, que cumple con los requisitos legales, es prioritaria sobre cualquier otra. Impedir que se realice tiene unas consecuencias directas, según la legislación, que debe ser aplicadas por los Agentes de la Autoridad. Cuestión que no sucede.

Pero hay soluciones, también se puede acotar un terreno, para hacer bicicleta de montaña, con un Plan, pagar a los propietarios, tener todo según la ley, restaurar los procesos erosivos (son muy importantes), seguros, responsables…señalizar…e incluso podemos cazar como aprovechamiento secundario, los días que utilice para las biciletas. Eso sí, avisando previamente. Comunicando.

Para el desarrollo de la aplicación “de nuevas tegnologías” parece ser que se ha otorgado una subvención del entorno a 60.000 euros proveniente de “fondos de desarrollo rural”. Esa es la diferencia, nosotros asumimos los daños, pagamos todo y no tenemos ninguna subvención pública. Quizás sea necesario preguntarse si es cierta esta información, mientras hay localidades que no tienen los servicios públicos que garantiza la Constitución o no cuentan con acceso a Internet.

Ahora esta de moda, sobre todo el descenso a gran velocidad, grabado con cámara y sonido (grandes gritos)…nosotros somos afectados, dialogantes pero afectados.