Imágenes realizadas esta mañana. Fotos. SobrarbeDigital.

Las enormes pedruscos caídos en la carretera A-2609 -único acceso a las diferentes localidades del valle de Chistau, en Sobrarbe- ya han sido apartados del camino este lunes, lo que permite circular con normalidad. La titularidad de esta vía corresponde al Gobierno de Aragón.

Lo sucedido es importante pero han habido otros muchos a lo largo de los años en esta zona del Sobrarbe, debido a que las “laderas no han sido tratadas, es necesario colocar algún tipo de protección en los puntos mas peligrosos”. “Las piedras no caen de muy arriba, están localizadas, llevan años ahí y en algún momento se descuelgan pudiendo causar alguna desgracia”, ha declarado José Antonio López Figuer, concejal del Ayuntamiento de Plan.

Precisamente cuando tenía lugar el desprendimiento de piedras “había circulación, en concreto dos autocares que viajaban mujeres de varias asociaciones de la Comarca que estuvieron celebrando un encuentro en San Juan de Plan, ayer domingo, ha confirmado López Figuer.

Por otra parte, continúa pendiente otra mejora considerable como es la colocación de los nuevos semáforos en los túneles de Plan.

El concejal de Plan, José Antonio López Figuer nos habla de todo ello.

El suceso ocurrió este domingo alrededor de las 20 horas, uno de los carriles de la carretera A-2609 quedó cortada al tráfico. Las rocas cayeron cerca de un camping y de los túneles de Plan. Afortunadamente no ha habido que lamentar ningún daño personal.