Imagen reciente. Foto: SobrarbeDigital.

Estaba previsto instalar semáforos para la regulación del tráfico de vehículos de mayor altura por el interior de los túneles de Plan, La Inclusa, que se activara ante el paso de vehículos con una determinada altura, con un tiempo de espera de unos siete minutos. Pues bien, ha pasado los meses y los vecinos del valle de Chistau siguen sin los semáforos prometidos.

AUDIO: José Antonio López Figuer, concejal del Ayuntamiento, en primer lugar comenta el desprendimiento de rocas ocurrido en la carretera A-2609, después habla de los túneles de Plan.

El departamento de Vertebración del Territorio aseguró el pasado mes de julio en un encuentro que mantuvo con los alcaldes de Plan, San Juan de Plan, Gistaín y Tella-Sin, en la se presentaron las conclusiones de los primeros estudios técnicos realizados por el Gobierno de Aragón para la mejora de la carretera A-2609.

Entre  las cinco opciones analizadas, la más viable es la que plantea las mejoras sobre el trazado existente, que amplía la anchura, altura y arcenes de los túneles y que plantea la ampliación de la vía a través de voladizos. Desde un punto de vista económico se necesitaría una inversión de unos 15 millones de euros. Entre las otras opciones se planteaban trazados alternativos al actual e incluso la construcción de una nueva carretera y túnel al otro lado del río Cinqueta. La valoración técnica de las alternativas planteadas y la opción más viable desde el punto de vista económico y medioambiental, es la que mejora el trazado y los túneles actuales.

“Cuando contemos con los estudios medioambientales favorables, comenzaremos con la redacción del proyecto técnico”, así se quedó.

Una solución provisional

Mientras se inicia el proceso para la mejora del trazado se va a poner en marcha una solución provisional con la que se resolverán los problemas de cruce de camiones en los túneles. Se habló de instalar semáforos para la regulación del tráfico de vehículos de mayor altura por el interior de los túneles. Los trabajos para la instalación de los mismos durarán un mes y medio si bien se está pendiente de trámites con Endesa para iniciar el proceso.

El estudio para la instalación de semáforos incluía tres opciones. La primera era una regulación temporizada e independiente del trafico, la segunda una regulación que se activara ante el paso de cualquier vehículo y una tercera que activara los semáforos tan solo ante el paso de vehículos con una determinada altura. Se optó por la tercera opción. El tiempo de espera ante el paso de uno de estos vehículos será de unos 7 minutos.

En la actualidad, la altura del gálibo en estos túneles es de 3,7 metros y la anchura media de 5,5 metros dificulta que un vehículo pesado y un turismo puedan cruzarse en el interior.